martes, 16 de enero de 2018

La Luna será la protagonista de los fenómenos astronómicos del 2018
segundoenfoque.com

El 2018 será un año único para la apreciación de fenómenos astronómicos donde la luna será la protagonista.



Aunque es sabido que las fases de la luna son: luna llena, luna nueva, cuarto creciente y cuarto menguante, se le ha nombrado también con otros calificativos que dependen de la forma que vamos viéndola a lo largo del tiempo como son: Súper Luna, Luna azul, Luna de sangre, Luna de nieve y hasta quizás tenga otros nombres en distintas regiones del mundo.

A través de este año se presentarán una serie de eventos donde predominarán la Súper luna, Luna azul, Luna de sangre, lluvias de estrellas y eclipses solares.

Luna en el mes de enero

El año nuevo se inició con una Súper Luna que engalanó los cielos de muchas partes del mundo. La tierra se situó en Perigeo, el punto más cercano al sol, en su trayectoria alrededor de éste estuvo a 147 millones de kilómetros del sol.

Tres fenómenos astronómicos

El 31 de enero ocurrirá el primer eclipse lunar total con la segunda luna llena del mes, denominada Luna Azul, la cual se podrá apreciar al oeste de América del Norte, Asia Oriental, Australia y el Pacífico. Será una noche plena de Luna.

El 27 de julio tendrá lugar el segundo eclipse total de luna el cual sorprenderá por el tono rojizo del satélite, denominada Luna de sangre, que se produce por la gran profundidad del eclipse y su combinación con la refracción cerca del horizonte.

Resultado de imagen para la luna de sangre


En el mes de agosto se podrá observar un eclipse parcial del sol.

A lo largo de todo el año 2018 se observarán maravillosas lluvias se estrellas como las Alfacentauridas, las Virginidas, las Delta-leonidas, las Gammanordidas y para el día 6 de mayo se prevee lo máximo de las Etas Acuaridas que se conoce como una lluvia de estrellas asociadas al Cometa Halley, el cual tendrá una actividad de 60 meteoros por hora.

Asimismo la luna se presentará mes tras mes en sus fases de luna llena, nueva, cuarto creciente y cuarto menguante.

sábado, 13 de enero de 2018

Argentina mira a sus bosques, pero aún no los cuida bien
ipsnoticias.net

Resultado de imagen para deforestacion argentina

Nunca en la historia parlamentaria de Argentina había pasado algo parecido: un millón y medio de personas en 2007 firmaron para pedir al Senado que sancionara una ley para reducir la deforestación. La norma fue rápidamente aprobada, y promulgada el 26 de diciembre de ese año. Pero 10 años después, el sabor es agridulce.

Investigadores y organizaciones ambientalistas admiten que la ley tuvo impactos positivos y desaceleró la destrucción de los bosques nativos del país, causada en su mayor medida por el avance de la frontera agropecuaria.

Pero advierten que continúa la deforestación en zonas donde se encuentra prohibida, y que el gobierno nacional ha mostrado un marcado desinterés en la aplicación de la ley, reflejado en la falta de los fondos necesarios para financiar las políticas de conservación.

“Lo más positivo de la ley fue que hizo visible la problemática de comunidades indígenas y campesinas, y la sociedad comenzó a mirar con ojos críticos la actividad agropecuaria, que siempre había sido señalada como un factor positivo, siendo Argentina un país agroexportador”, explicó a IPS el doctor en ciencias agropecuarias José Volante.

“La expansión de la frontera agropecuaria significa concentración de la producción en pocas manos, tecnología avanzada, poca ocupación de mano de obra y expulsión de pobladores rurales. La ley de bosques pretendió frenar ese modelo y poner sobre la mesa otro que permita la incorporación de más gente y sea social y ambientalmente amigable”, agrega Volante, investigador del Instituto de Tecnología Agropecuaria (INTA) en Salta.

Salta, en el noroeste del país, es justamente una de las provincias críticas desde el punto de vista de la deforestación. Una parte de su territorio forma parte del Gran Chaco americano, un extenso bosque subtropical que se extiende hacia Paraguay y Bolivia, y que en las últimas décadas sufre la presión de un proceso llamado “pampeanización”.

Pampeanización es el nombre que se le da a la extensión de la agricultura y la ganadería a zonas marginales desde las Pampas, tradicional región de pastizales fértiles en el centro de Argentina y Uruguay, gracias a los avances de la biotecnología y a los precios internacionales favorables de las materias primas.

La superficie sembrada de Argentina pasó de 15 millones de hectáreas a más del doble en unos 30 años. Y el bosque chaqueño ha sido justamente la principal víctima, ya que allí creció no sólo la agricultura sino también la ganadería, muchas veces desplazada de zonas fértiles para hacer lugar a los cultivos.

Más de la mitad de esa superficie sembrada está ocupada actualmente por la soja transgénica, resistente a herbicidas y cuya comercialización fue autorizada por el gobierno en 1996. Desde entonces tuvo una explosión que dejó en un segundo plano al trigo y al maíz, gracias a su mayor rentabilidad.

Salta perdió 415.000 hectáreas de bosques nativos entre 2002 y 2006, según datos oficiales, pero el proceso se aceleró en 2007, cuando era público que el Congreso Nacional estaba cerca de aprobar la ley que pondría severas restricciones a la posibilidad de los gobiernos provinciales de autorizar desmontes.

Según la organización ecologista Greenpeace, en 2007, Salta convocó a audiencias públicas para autorizar desmontes en 425.958 hectáreas, una cifra más de cinco veces superior a la del año anterior y que superó ampliamente el promedio de deforestación anual de todo el país.

“Justamente el aluvión de permisos de deforestación que provincias como Salta otorgaron durante 2007 es la mejor prueba de que la ley de bosques fue vista como una herramienta de transformación de la realidad”, explicó Juan Carlos Villalonga, diputado nacional de la alianza oficialista Cambiemos, a IPS.

“Y en alguna medida lo fue, porque aunque parecía imposible, el ritmo de la deforestación en Argentina empezó a caer. Pasamos de un promedio aproximado de 300.000 hectáreas anuales a 200.000 en 2016”, agregó.

Villalonga saltó a la política desde Greenpeace, una de las aproximadamente 30 organizaciones que en el segundo semestre de 2007, con una intensa campaña publicitaria, lograron la proeza de recolectar un millón y medio de firmas para pedirle al Senado que aprobara la ley de protección de bosques.

En ese momento, la ley ya contaba con media sanción de la Cámara de Diputados, pero parecía empantanarse por la resistencia de senadores, que la veían como un obstáculo al desarrollo productivo de sus provincias.

Con la presión popular, a los senadores no les quedó más alternativa que aprobar la norma, en un contexto en el cual la tasa de deforestación en Argentina resultaba seis veces más alta que el promedio mundial, según un informe de la Fundación Ambiente y Recursos Naturales (FARN).

Sin embargo, a pesar de la entrada en vigencia de la ley, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ubicó a Argentina entre los países con mayor área de bosques perdida entre 2010 y 2015. En la lista también figuran países de África y Asia y tres de Sudamérica: Brasil, Bolivia y Paraguay.

La ley 26.631 fue un caso extraordinario de participación de la sociedad civil en una política pública, y resulta hoy una herramienta importante para este país en el cumplimiento de los objetivos asumidos internacionalmente, en el combate contra el cambio climático y a favor de la conservación de la biodiversidad. Su texto reconoce los servicios ambientales que brindan los bosques e instruye a las provincias a realizar un ordenamiento territorial de sus áreas boscosas, de acuerdo a tres categorías, que replican las de un semáforo.


Así, las áreas rojas son las de alto valor de conservación que no deben transformarse; las amarillas, las medianas que pueden destinarse a actividades sostenibles; y las verdes, las de bajo valor de conservación que pueden transformarse.

Las 23 provincias argentinas ya realizaron sus ordenamientos territoriales, que alcanzan en total a cerca de 54 millones de hectáreas de bosques, aproximadamente 19 por ciento del total de la superficie nacional.

Frente a los rumores que circularon hace poco en ámbitos ambientalistas de Argentina, el director nacional de Bosques, Juan Pedro Cano, aseguró a IPS que el gobierno no piensa impulsar cambios a la ley.

“Por el contrario, la consideramos una ley muy positiva y estamos trabajando para mejorar su implementación”, dijo el funcionario.

“Ya hemos creado un fondo fiduciario para asegurar que los fondos del Presupuesto Nacional asignados al Fondo que compensa a los dueños de tierras que conserven sus bosques no puedan ser reasignados a otras necesidades del Estado, como pasó otros años”, agregó Cano.

Ese fondo debe recibir 0,3 por ciento del Presupuesto Nacional –dice la ley-, pero siempre ha estado muy por debajo de esa referencia, con una preocupante tendencia a la baja en los últimos años, advierte el informe de FARN.

Editado por Verónica Firme

lunes, 8 de enero de 2018



La NASA descubrió dos nuevos planetas: Kepler-90i y Kepler-80g
infobae.com

El primero, cerca de un 30% más grande que la Tierra, está tan cerca de su "Sol" que se cree que la temperatura superficial promedio excede los 426 grados Celsius. El segundo forma parte de "un sistema extremadamente estable"



El Telescopio Espacial Kepler de la NASA descubrió un octavo planeta que rodea a Kepler-90, una estrella similar al Sol a 2.545 años luz de la Tierra.

Kepler-90i, un planeta ardiente y rocoso que orbita su estrella una vez cada 14,4 días, fue encontrado usando el aprendizaje automático de Google. Esta herramienta del buscador es una aproximación a la inteligencia artificial en la que las computadoras "aprenden". En este caso, las computadoras aprendieron a identificar planetas al encontrar datos donde el telescopio registró señales de planetas más allá de nuestro sistema solar, conocidos como exoplanetas.

"Tal como esperábamos, hay descubrimientos emocionantes entre nuestros datos archivados de Kepler, aguardando la herramienta o tecnología adecuada para desenterrarlos", dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica de la NASA en Washington. "Este hallazgo muestra que nuestros datos serán un tesoro para los investigadores en los próximos años".

Otros sistemas planetarios probablemente sean más prometedores para la vida que Kepler-90. Cerca de un 30 por ciento más grande que la Tierra, Kepler-90i está tan cerca de su estrella que su temperatura superficial promedio se cree que excede los 800 grados Fahrenheit, casi como Mercurio. El planeta más externo del sistema, Kepler-90h, orbita a una distancia similar a su estrella que la Tierra al Sol.

"El sistema Kepler-90 es como una mini versión de nuestro sistema solar, más compacto", dijo Vanderburg, un becario posdoctoral Sagan de la NASA y astrónomo de la Universidad de Texas en Austin.

Kepler 90i, el tercero desde la estrella mayorKepler 90i, el tercero desde la estrella mayor
Pero Kepler-90i no fue la única joya que se descubrió con esta herramienta. En el sistema Kepler-80 encontraron un sexto planeta. Este, el Kepler-80g, del tamaño de la Tierra, y cuatro de sus planetas vecinos forman lo que se llama una cadena resonante, donde los planetas se bloquean por su gravedad mutua en una danza orbital rítmica. El resultado es un sistema extremadamente estable, similar a los siete planetas en el sistema TRAPPIST-1.


El trabajo de investigación que informa estos hallazgos ha sido aceptado para su publicación en The Astronomical Journal. Shallue y Vanderburg planean aplicar su red neuronal informática al conjunto completo de más de 150.000 estrellas del telescopio Kepler.




viernes, 5 de enero de 2018

MAPA DE LA BIODIVERSIDAD DEL CONTINENTE AMERICANO
quo.es

En total abarca unas 125.000 especies

Mapa de la biodiversidad del continente americano
La Kunhardtia rhodantha es un género con dos especies y son endémicas del continente americano. Crédito imagen: P. Berry


Un equipo de investigadores ha cumplido una lista exhaustiva de todas las plantas conocidas que se arraigan en América del Norte y del Sur, arrojando luz sobre la diversidad de plantas y patrones en los dos continentes. La empresa constituye "un logro monumental que será de enorme interés para los biólogos conservacionistas, ecologistas, biólogos evolutivos, biogeógrafos, gestores de tierras y funcionarios gubernamentales de todo el mundo", según los autores. La lista de verificación pública incluye 124.993 especies, 6.227 géneros y 355 familias, que constituyen el 33% de todas las especies de plantas vasculares conocidas en todo el mundo. Para crear dicha base de datos, Carmen Ulloa Ulloa compiló listas de comprobación de plantas regionales en las Américas que fueron creadas por científicos entre 1993 y 2016.

Los autores informan que 51.241 especies se encuentran en América del Norte y 82.052 en América del Sur, con solo 8.300 especies compartidas entre dos continentes América del Sur tiene más especies de plantas que África, a pesar de que este último continente es casi el doble. Dentro de las Américas, Brasil tiene la flora más diversa, encontraron los autores. Informan que la gran mayoría de las especies de plantas en las Américas se encuentran en un solo país o región. Con base en la cantidad de nuevas especies de plantas que se descubren cada año, Ulloa Ulloa pronostica que para el 2050 se documentarán alrededor de 25.000 especies adicionales para las Américas. El estudio ha sido publicado en Science.

martes, 2 de enero de 2018

El chacarero que desafía a la cosecha tradicional
lmcipolletti.com

Junto con su pareja, Jorge se volcó a la agricultura biodinámica para obtener productos más sanos.

El chacarero que desafía a la cosecha tradicional


Alejarse de la falsa necesidad del consumo y conectarse con la naturaleza fue el disparador de la historia de Jorge Aragón y su esposa Cecilia, dos cipoleños que compraron una chacra en Cordero y le dieron forma a un plan que provocó un giro inesperado en su forma de ver la realidad. Se trata de Janus, un proyecto rural integrador que se reinventa con el paso del tiempo y que se basa, en pocas palabras, en la agricultura biodinámica.

Este método tuvo su origen entre los años 1922 y 1924 cuando los agricultores comenzaron a sentirse desalentados por las grandes pérdidas de fertilidad en el suelo y el aumento de plagas que, si no terminaban de destruir sus cultivos, provocaban que su calidad bajara a paso acelerado. Las teorías de Rudolf Steiner, padre de la antroposofía y fundador de esta práctica ecológica, fueron las que trajeron la solución. En la actualidad, el objetivo principal de estos productores es revitalizar la tierra, los cultivos, los animales y a las personas a través de una fuerte conexión y equilibrio entre ellos.

También se valen de los ritmos y fenómenos de los planetas, el Sol, la Luna y otros satélites teniendo en cuenta la posición de las estrellas del Zodiaco para poder armar su calendario anual de siembra. Es que los astros influyen en el origen y el desarrollo de las plantas, las cuales no deben ser forzadas a crecer de una manera determinada ni estar sometidas a un ambiente estresante.

En sus tierras no sólo construyeron su casa circular de barro con una vista increíble a orillas del río Neuquén, sino que también dieron vida a una huerta en la que siembran y cosechan un sin fin de frutas y verduras, utilizadas para preparar productos orgánicos y caseros como mermeladas, kéfir, pan integral, snacks de manzanas deshidratadas, sidra, aceite, quesos, quinoa, alfalfa, entre otros. Además, tienen una producción de hongos sobre sustrato de álamos, alrededor de 15 gallinas que producen huevos y una vaca lechera llamada Clarita.

En la chacra, el uso de agroquímicos, pesticidas o derivados químicos no existen porque tanto Jorge como Cecilia la consideran un espacio integral, cultural, educativo, terapéutico y ambiental que se construye como un modelo de producción sustentable que contempla hasta a los astros para la siembra, porque influyen en el crecimiento de las plantas.

Jorge y Cecilia levantaron casas de barro para que se integren al paisaje de la chacra.
Janus era un héroe cultural representado con dos caras y se le atribuye la invención de la agricultura y la navegación.
“Todo lo que se usa lo generamos nosotros mismos. La agricultura biodinámica es una filosofía más comprometida con la tierra y lo hace todo en armonía con los ciclos naturales, los cuales percibimos pero que no explotamos porque sobrevaloramos otras técnicas más efectivas desde el punto de vista productivo”, explicó Jorge.

Otra característica que los distingue es que no se basan en un modelo de producción comercial. Lo que cosechan o cocinan lo comparten con una comunidad. A cambio, cada semana reciben una “canasta” con 15 o 20 productos frescos y de elaboración propia que son repartidos a domicilio. Año a año, Janus viaja alrededor de 8 mil kilómetros en su recorrido de entregas.

“Son productos sanos, de calidad y confianza. Aunque parezca que se trata de un círculo cerrado, en realidad no lo es, sólo que no se puede alimentar a miles de personas. Es un sistema muy pequeño que si tomara dimensiones más grandes pasaría a ser industrial y así desnaturalizaría la idea”, contó el cipoleño.
"Todo lo que se usa lo generamos nosotros mismos. La agricultura biodinámica es una filosofía más comprometida con la tierra”."Son productos sanos, de calidad y confianza. Sólo que no se puede alimentar a miles de personas”.Jorge Aragón. Es cipoleño y se mudó a Cordero para tener su chacra.
Un refugio para los turistas

Jorge y Cecilia habilitaron una zona de acampe con casitas de barro y un albergue de mayor tamaño rodeado por árboles tupidos y un canal terciario de riego que alquilan a través de la reconocida página de viajeros Airbnb. A través del sitio llegaron visitantes de Alemania y Haití. La inigualable experiencia promete cambiar la visión del mundo de quienes decidan hospedarse en Janus.