martes, 13 de noviembre de 2018

¡Cuidar nuestros bosques!
La Razón 

El agua dulce es esencial para la vida. A su vez, los bosques son esenciales para la producción de agua dulce. De hecho, un gran porcentaje de este vital elemento proviene de zonas boscosas, y millones de personas dependen del agua dulce de buena calidad que fluyen de estos espacios naturales. Por ejemplo, las áreas protegidas como el Parque Nacional Amboró son las que nos proporcionan ese vital elemento a la ciudad de Santa Cruz y a otros centros urbanos del oriente. Además, otras áreas protegidas de carácter municipal (como el Curichi la Madre) y los parques urbanos distribuidos por toda la ciudad también contribuyen en la provisión de agua y la regulación del clima.

En resumidas cuentas, los bosques desempeñan funciones fundamentales dentro de nuestro ecosistema, como la amortiguación, filtración y limpieza del agua, entre otras. Por caso, los doseles de los bosques interceptan una gran parte de la lluvia que cae sobre ellos. De no ser así, las precipitaciones caerían directamente sobre el suelo, erosionándolo gradualmente. El bosque evita que suceda esta erosión. Posteriormente, el agua se filtra en las capas subterráneas del suelo, donde son retenidas. De esta manera se crean los bolsones de agua, las cuales mantienen el nivel de los ríos en épocas de sequía. El resto del agua que no es infiltrada, transporta nutrientes disueltos y los distribuye por todo el suelo. De esta manera los bosques actúan como “esponjas”, capaces de recoger y almacenar grandes cantidades del agua de lluvia.

Asimismo, el agua circula a través del árbol, lo que contribuye en la fotosíntesis; luego se evapora desde las hojas. En este ciclo, los árboles también son una “fuentes de agua” viviente, que redistribuye este vital elemento: la humedad, que se quedaría atrapada en forma subterránea si no fuera por los árboles, es liberada a través de sus hojas hacia el aire, donde luego se condensa formando nubes y cae de nuevo en forma de lluvia.

Sin árboles que distribuyan el agua, el clima en muchas regiones sería mucho más seco. Esta reserva subterránea y constante de agua es liberada lenta y gradualmente por los árboles según la necesidad de nuestro ecosistema, ayudando a evitar las inundaciones y sequías estacionales. Por ello, resulta fundamental que protejamos nuestros bosques, evitando que gente inescrupulosa tale y degrade los árboles en las reservas forestales principalmente. La calidad de vida y el futuro de las ciudades pasa por cuidar nuestras áreas protegidas nacionales, departamentales y municipales; espacios naturales que cumplen funciones muy importantes para la vida en el planeta.

viernes, 2 de noviembre de 2018

Haití se está quedando sin bosque
elpais.com

Las selvas vírgenes ocupan apenas el 0,32% de la isla lo que amenaza con una extinción masiva

El color de la tierra desnuda ya domina las colinas del Macizo de la Hotte, al suroeste de Haití

Haití se está quedando sin bosques y, sin árboles, el resto de la vida salvaje está condenada. Son las dos principales conclusiones a la que ha llegado un grupo de científicos tras revisar imágenes por satélite de la isla desde finales del siglo pasado y visitar los últimos reductos de selva. La cobertura forestal, ya escasa tras siglos de deforestación, se ha reducido a una cantidad exigua: apenas queda el 0,32% de sus bosques primarios. El porcentaje, según el estudio, hace inviable la supervivencia de muchas de las especies que ya eran endémicas de Haití. Sin embargo, otros investigadores consideran exageradas las cifras.

Los bosques primarios o primigenios están de retirada en todo el planeta. Tras ellos quedan, en el mejor de los casos, paisajes tan alterados que, aunque haya árboles, la biodiversidad es más reducida en cantidad y variedad de especies. Haití quizá sea el extremo. Por posición geográfica y clima (llueve un 30% más que en la húmeda Galicia) debería ser tan verde como Cuba, Puerto rico y otras islas del Caribe.


Solo ocho de las 50 montañas más altas conservan parte del bosque originario
Sin embargo, el trabajo, publicado en PNAS, estima que los bosques primarios ocupaban apenas el 4,4% de Haití en 1988. Tres décadas más tarde, en 2016, último año analizado, la superficie se había reducido al 0,32%. En términos absolutos, un país con un área de 27.750 km2, conserva solo unos 85 km2 de su bosque original.Y hay cifras que muestran además la fragilidad del estado de la parte occidental de la isla La Española: Hasta el 75% del bosque de los dos parques nacionales haitianos, Pic Macaya y La Visite, ha desaparecido desde que fueran protegidos, hace solo 35 años.
"Los bosques más bajos de la isla fueron los primeros en ser cortados (por su mayor accesibilidad), hace cientos de años, así que no queda nada en las llanuras", comenta en un correo el principal autor del estudio, el biólogo de la Universidad Temple (EE UU) Blair Hedges. Así que analizaron las montañas: de las 50 cumbres más altas que conservaban selvas vírgenes en 1988, solo quedan ocho con una cubierta vegetal significativa. Tres únicas montañas conservan un tercio del bosque primario (ver fotografía). Al ritmo actual, los autores del estudio estiman que en 2036 ya no habrá bosques primigenios en Haití. Esto no significa que no haya árboles en la isla, pero ya no cumplen su función original, casi son decorado.
"No hemos examinado específicamente la composición de los bosques no primarios, pero nuestros datos muestran que están degradados, siendo en su mayoría dosel muy abierto, más cerca del 10% que del 70% [de porcentaje de cobertura forestal] y, por tanto, más seco y mucho menos capaz de soportar la biodiversidad original", explica Hedges. Lo comprobaron realizando trabajo de campo en una decena de montañas, tanto con bosque como deforestadas. En estas observaron un 83% de reducción en la riqueza de especies de anfibios y reptiles, los dos grupos de vertebrados analizados.

La mayor parte de Haití debió ser una selva como la que se conserva en la zona montañosa de Macaya.
Sin embargo, científicos no relacionados con la investigación, pero sí con Haití, cuestionan sus conclusiones, en particular el alcance de la deforestación. Uno de ellos es el geólogo de la Universidad Grand Valley State (EE UU), Peter Wampler. En 2014, publicó un análisis de la cubierta forestal de Haití usando los mismos datos: las imágenes de la misión Landsat de la NASA. Sus resultados indicaban que casi el 30% de Haití estaba cubierto de verde, lo que supone 10 veces más de lo que se creía hasta entonces y muchísimo más del bosque primario estimado ahora. La discrepancia puede estar en la definición de bosque. Para la ONU, toda extensión de más de media hectárea con árboles de más de cinco metros de altura y un dosel forestal mayor del 10% es bosque. Mientras, primario es aquel que aún se ha librado de la acción humana.

"No discrepo de las principales conclusiones de los autores de que la cubierta forestal y la biodiversidad han descendido en su periodo de estudio, en especial en los sitios que han estudiado, pero extrapolar sus trabajos sobre el terreno usando el análisis de detección remota de Landsat como lo han hecho es potencialmente sesgado y subjetivo", sostiene Wampler. Lo que le inquieta es el uso que se pueda hacer de sus conclusiones. "Una de las razones por las que me preocupa el posible sesgo y la subjetividad de esta investigación es que las erróneas estimaciones de cobertura forestal anteriores se han utilizado para propagar una narrativa negativa sobre los agricultores de subsistencia haitianos, como unos ignorantes que destruyen su entorno".

Investigadores ajenos al estudio cuestionan el alcance y causas de la deforestación
En cuanto a las causas de la deforestación, independientemente de su grado, hay que diferenciar entre la histórica, iniciada ya en tiempos precolombinos, y la actual. Aunque esta deforestación histórica está más relacionada con la expansión de la agricultura esclavista, la aceleración observada ahora tiene otras causas. Según datos del Banco Mundial, casi el 80% de las necesidades energéticas del país las cubre la madera y el carbón vegetal.


Sin embargo, un estudio de marzo pasado muestra que el grueso de la producción de carbón vegetal y leña procede del mezquite (Prosopis juliflora), un árbol de rápido crecimiento y que aguanta las podas más abusivas. Según el investigador del Instituto Ambiental Estocolmo y coautor de esta investigación, Robert Bailis, Haití ha perdido mucho bosque primario, pero "la mayor parte de esas pérdidas sucedieron hace mucho tiempo", lo que descartaría la obtención de carbón como causa. carbón no está estaba entre las principales causas. En la actualidad, concluye Bailis, "el paisaje de Haití está muy degradado, pero hay más cubierta forestal de lo que piensa la mayoría".

miércoles, 31 de octubre de 2018

ARGENTINA

Semáforo climático: luz roja por menos suelos y tropicalización, verde en energías renovables
ambito.com

Por segundo año consecutivo, el Gobierno presentó el Informe del estado del ambiente, que en base a estadísticas oficiales y datos de organismos internacionales, privados, de círculos académicos y de la sociedad civil, se propone arrojar una fotografía en primer plano de los distintos parámetros medioambientales del país.

Pensado a la vez como un termómetro sobre la vulnerabilidad de Argentina frente al calentamiento global, que provocó un aumento en la temperatura promedio de entre 0,5 y 1° en casi todo el territorio nacional, fundamentalmente en la denominada "diagonal árida" (Noroeste, Centro, Cuyo y Patagonia), aunque también en la región de la Pampa Húmeda. El dato coincide con otros dos incrementos: el número de días con extremo calor y el promedio de las precipitaciones, lo que acentúa la tendencia hacia la "tropicalización" de algunas partes del país.

Algunos de los aspectos más salientes son los capítulos dedicados a la degradación de los suelos y las modificaciones en la matriz energética, solo una muestra de un vasto informe que incluye relevamientos específicos sobre agua, atmósfera, biodiversidad, humedales, bosques, minería, industria y residuos.

El secretario de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, sostuvo durante la presentación que "no hay satisfacción total en todos los temas, pero hay avances" y advirtió que una de las claves es "migrar de una economía lineal a una circular", sobre todo "porque la Argentina está a punto de ser aceptada por la OCDE, donde un tercio del protocolo de aceptación es ambiental".

• Luz roja: degradación de suelos 

Según consigna el informe, de las 270 millones de hectáreas del territorio argentino más de 100 millones están afectadas por la erosión, que avanza a una velocidad de casi dos millones de hectáreas por año.

De acuerdo a las estimaciones, la pérdida de suelo trae aparejada un impacto negativo sobre la productividad de los cultivos como soja, maíz y trigo de unos u$s 30 millones anuales. Ese valor, de naturaleza acumulativa, en una década podría escalar a u$s 1.645 millones. "Este factor es el problema nodal que condiciona la sustentabilidad de todos los sistemas productivos de Argentina", señala el documento.

Es un problema mundial: alrededor de un cuarto del territorio de América Latina está constituido por tierras secas, concentradas en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile y Perú. Unos 5 millones de km2 de la región, de los cuales 3,5 millones presentan grados avanzados de desertificación, que se traduce en disminución o agotamiento productivo, pobreza y marginalidad extrema. A escala global, 12 millones de hectáreas de tierra se transforman cada año en nuevos desiertos.

Los impactos son variados: erosión hídrica y eólica, compactación, sellado, acidificación, salinización, inundaciones y anegamientos, pérdida de biodiversidad, disminución de la producción, fragmentación del paisaje, desaparición de bosques, alteraciones del hábitat de la fauna y contaminación de las aguas.

• Luz verde: crecen las renovables

Durante 2017, casi la totalidad de la oferta interna de energía provino de los hidrocarburos, con un 53,6 % de gas natural, 32 % de petróleo y 1,3 % de carbón, mientras que el 13 % restante fue aportado por otras fuentes: hidroeléctrica 4,1 %, nuclear 2,8 % y renovables 6,3 %.

En las últimas décadas se ha dado un proceso de sustitución en el uso relativo de los hidrocarburos. Según se reseña en el trabajo, la participación del petróleo en 1960 representaba el 70% de la matriz y a 2017 se redujo a menos de la mitad. Como contraparte, el gas natural tuvo un incremento significativo en el mismo lapso, de menos del 10% al 54% actual.

Los combustibles fósiles proveen el 66,1 % de la producción de energía eléctrica; el resto es aportado por la energía nuclear, la hidroeléctrica y renovables. Entre las fuentes naturales, la generación es liderada por la eólica.

En este punto se destaca la "revolución" que tuvo lugar en el mercado de las energías renovables, donde el plan RenovAR adjudicó hacia fines de 2017 unos 147 proyectos de generación de energía, con una potencia de 4.466,5 MW.

Algo optimista, el informe todavía mantiene como meta alcanzable el objetivo de que las energías renovables contribuyan para 2025 con el 20 % del consumo de energía eléctrica del país. Algo que, desde distintos sectores, se considera cada vez más lejano.


OTROS DATOS INTERESANTES: 

Glaciares. Se completó el Inventario Nacional, que muestra que Argentina tiene 16.968 cuerpos de hielo que ocupan 8.484 km2.

• Humedales. Se amplió la lista y sumó un nuevo sitio Ramsar (es decir, considerado de importancia internacional): la Reserva Natural Villavicencio, en Mendoza.

Áreas naturales protegidas. Se contabilizaban 483 áreas naturales protegidas, alcanzando una superficie terrestre de 366.851,81 km2. Respecto a los espacios marítimos, abarcan 2.404.000 km2, su superficie protegida es de un 3%.

Bosques. La pérdida de tierras forestales fue de 172.639 hectáreas

Biodiversidad. Se publicó la categorización de aves de Argentina según su estado de conservación, encontrándose 18 especies "en peligro crítico de extinción".

Cambio climático. Se creó el Observatorio de Cambio Climático y se aprobaron y presentaron tres planes sectoriales relacionados al tema: bosques, transporte y energía.

Residuos. Los residuos sólidos urbanos estuvieron compuestos de 43% de material orgánico, 14% de papel y cartón, 13% de plásticos, 6% de textiles, 4% de vidrios, 2% de metales y 18% de otros materiales.

Forestoindustria. Las plantaciones forestales alcanzaron 1.350.442 hectáreas, en su mayoría especies exóticas de crecimiento rápido.

Agroindustria. Según las cifras, Argentina es el segundo país con mayor superficie bajo producción orgánica, luego de Australia.


martes, 30 de octubre de 2018

ARGENTINA

Subió la deforestación y preocupa la baja partida a la protección de bosques en el nuevo Presupuesto
infobae.com

El Presupuesto para el año 2019, que esta semana obtuvo media sanción del Congreso, asigna apenas 595 millones de pesos para la protección de bosques nativos, lo que representa apenas el 4,75% de lo estipulado por la Ley de Bosques. Según números oficiales, el año pasado desaparecieron 172.639 hectáreas



Un peso por hectárea por mes. Ese es el presupuesto que el gobierno nacional asignó a la protección de este recurso natural que no para de perder frente al avance de la frontera agropecuaria. El ejercicio financiero, que esta semana obtuvo media sanción del Congreso, asigna apenas 595 millones de pesos para la protección las 53.645.545 hectáreas de bosque nativo de la Argentina, lo que representa apenas el 4,75% de lo estipulado por la Ley de Bosques.

A este panorama se suma un dato que preocupa: el año pasado volvió a subir la deforestación en el país. Según el Informe del Estado del Ambiente, presentado por la secretaría que conduce Sergio Bergman, en 2017 desaparecieron 172.639 hectáreas o el 0,38% de los bosques. En 2016, los desmontes habían bajado a 155.851 ha y se había detenido una tendencia que ya llevaba 10 años. Los desmontes en Chaco, Santiago del Estero, Salta y Formosa significaron el 72% de la deforestación.

"Las presiones del bosque están fundamentadas en la expansión de la frontera agropecuaria, la ganadería, la urbanización e infraestructura, la extracción de madera y los incendios forestales. Las áreas desmontadas son usadas para el cultivo de diferentes especies agrícolas, principalmente el cultivo de la soja, a causa de sus elevados precios internacionales y la incorporación de nuevos países a la demanda", sostiene el reporte que la actual gestión presenta por segunda vez.

La reactivación del cultivo de los commodities por la baja de retenciones es una de las razones de este cambio en los usos del suelo. Sin embargo, existe una ley, conocida como la Ley de Bosques, precisamente para proteger el bosque nativo que crea un fondo para compensar a las provincias por no permitir esa deforestación. Pero no se cumple.

La norma es clara: en su artículo 31 estipula que el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos estará integrado por las partidas presupuestarias que no podrán ser inferiores al 0,3% del presupuesto nacional. Ese fondo para 2019 debería ser de $12.500 millones. El monto se completaría con el 2% del total de las retenciones a las exportaciones de productos primarios y secundarios provenientes de la agricultura, ganadería y sector forestal, correspondientes al año anterior del ejercicio en consideración.

"Lo único que estamos pidiendo es que se cumpla la ley. Sin el adecuado estímulo financiero previsto, las provincias se ven imposibilitadas de fortalecer, de manera apropiada, su capacidad de fiscalización, control y vigilancia. Por otro lado los propietarios de áreas con bosques nativos no reciben estímulos para desarrollar el uso sustentable o compensaciones por las áreas que deben destinarse exclusivamente a la conservación. Mientras el gobierno de turno desoye el pedido de la sociedad, la deforestación continúa, se pierden bosques, biodiversidad, servicios ambientales y oportunidades de un real desarrollo sustentable" explica Manuel Jaramillo, director General de Fundación Vida Silvestre Argentina.



El Gran Chaco es una de las principales ecorregiones del país y se encuentra seriamente amenazada. Lamentablemente, es uno los 11 sitios con mayor deforestación del mundo y niveles más altos de degradación. Desde hace más de un siglo esta región enfrenta la pérdida sostenida de su patrimonio natural y cultural a causa del uso no planificado de los recursos y el avance de la frontera agropecuaria.

En Argentina, durante los últimos 35 años se perdieron 12 millones de hectáreas de zonas boscosas en la región chaqueña, lo que significa aproximadamente un 20% de sus ecosistemas naturales. La mayor proporción de esta transformación ocurrió durante los últimos quince años y se concentró principalmente en las provincias de Chaco, Salta y Santiago del Estero.

"En el mundo existen cerca de 3.710 millones de hectáreas de bosques nativos, a las que Argentina contribuye con el 1,4%. Esa extensión equivale al 93% de la superficie de bosque del planeta, siendo el 7% de bosques implantados. Dentro de América del Sur, los bosques nativos de Argentina representan un 6,5 por ciento", sostiene el reporte oficial.

La conexión con el cambio climático

La conservación de los bosques es una herramienta central a la hora de hablar de la lucha contra el cambio climático. En la Argentina la deforestación provocó el 22% de las emisiones de gases de efecto invernadero, según consta en el último inventario de emisiones.

Un reciente estudio presentado en conjunto entre el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y Fundación Vida Silvestre Argentina, realizado en el marco del proyecto Collaboration for Forest and Agriculture demuestra que, continuando con la tendencia actual, la emisión de gases de efecto invernadero por deforestación al 2028 sería de un total aproximado de 800 millones de toneladas de CO2 (57 millones por año). Una correcta aplicación de la Ley de Bosques permitiría que esas emisiones se redujeran a la mitad: 400 millones de toneladas de CO2 (28 millones por año).

"El compromiso argentino frente al Acuerdo de París habla de no exceder las 483 millones de toneladas de CO2 al 2030. Si mantenemos el escenario actual, con nuestros bosques descuidados y desfinanciados, este compromiso será imposible de cumplir. La Ley de Bosques es la herramienta para poder comenzar a cumplir estos compromisos y, ¿por qué no? pensar en ampliarlos", detalló Jaramillo.

Por su parte, Diego Moreno, secretario de Política Ambiental en Recursos Naturales de la Nación indicó: "Un instrumento que desarrollamos con el Conicet y la CONAE y lanzaremos en breve es un sistema de alerta temprana de deforestación. A través de imágenes satelitales, cada 15 días se emitirán alertas de posibles focos de deforestación".

Otra herramienta es la plataforma Forestar 2030 que el gobierno nacional lanzó en el marco del Gabinete de Cambio Climático, del que participan varios ministerios y secretarías y se basa en construir sobre los avances logrados en forestación por cada uno de los sectores para crear un nuevo mercado competitivo, sustentable y posicionar a la Argentina en el contexto forestal internacional.

lunes, 29 de octubre de 2018

Terrible récord de deshielo en la Antártida
ambientum.com

La extensión del hielo marino en la Antártida durante el mes pasado fue la segunda más baja desde que el registro histórico por satélite comenzara en 1979, con una media de 17,88 millones de kilómetros cuadrados, lo que supone 0,61 millones de kilómetros cuadrados menos que el promedio entre 1981 y el 2010.



Así lo asegura la agencia estadounidense NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica) en su último resumen climatológico mensual de hielo y nieve en la Tierra, a partir de datos del Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve (NSIDC, por sus siglas en inglés).

El informe, recogido por Servimedia, indica que la cobertura de hielo marino antártico del mes pasado fue la segunda más pequeña de septiembre en 40 años de toma de datos, solo por detrás de la de septiembre de 1986, que promedió 17,68 millones de kilómetros cuadrados.

El hielo marino antártico se expandió de forma errática durante septiembre, cuando tendió a fundirse en la primera mitad del mes y a expandirse después. La extensión del hielo marino de septiembre en el hemisferio sur está aumentando a una tasa media del 0,5% por década.
El hielo ártico

Por otro lado, la superficie de hielo marino en el Ártico promedió el mes pasado 4,71 millones de kilómetros cuadrados, esto es, 1,70 menos que la media entre 1981 y 2010. Se trata de la séptima extensión más pequeña del registro histórico.

El hielo marino ártico se contrajo a un ritmo más rápido a principios de septiembre y alcanzó su mínimo anual los días 19 y 23. Esa doble fecha se debe el hielo se fusionaba en partes de los mares de Siberia Oriental, Laptev y Chukchi, mientras se expandía en los de Beaufort, Kara y Barents. La extensión del hielo ártico en septiembre está disminuyendo a una tasa media del 12,5% por década.

Fuente: El Periódico

viernes, 26 de octubre de 2018

La India tiene el aire más tóxico del mundo
eldictamen.mx

China quien ostentara el titulo ha pasado a un segundo lugar en comparación.



China ha luchado en los años recientes por purificar sus cielos de smog, por su mala calidad del aire es que china ostentaba el título del aire más contaminado del mundo. Sin embargo, recientemente India ha reportado casos de contaminación mucho mayores. Diez de las ciudades más contaminadas del mundo pertenecen a India.

India lleva un largo tiempo tratando de adoptar el tipo de enfoque nacional coordinado que ayudó a China a reducir la contaminación. Gobierno de la India, en vista de los graves problemas de contaminación que enfrentan, está impulsando nuevas iniciativas que empiezan a reducir el aire peligroso.

Los problemas respiratorios, alérgicos e incluso enfermedades como el cáncer de pulmón son uno de los derivados de la contaminación que impera en India.

Más del 90% de las marcas de sal están contaminadas Trump asegura que caravana de migrantes es “emergencia nacional”

Algunos medios internacionales incluso aseguran que si se implementaran con éxito políticas estrictas para combatir el smog, los ciudadanos de la India serían más ricos. Pues según los cálculos del Banco Mundial, los gastos en atención médica y las pérdidas de productividad causadas por la contaminación le cuestan a India hasta el 8.5 por ciento del PIB. Con su tamaño actual de 2.6 billones de dólares, eso significa cerca de 221 mil millones de dólares por año.

Tan solo en 1988 el 90 por ciento de sus pacientes con cáncer de pulmón eran fumadores varones de mediana edad, ahora el 60 por ciento de sus casos son no fumadores y la mitad son mujeres.

Según el Health Effects Institute, las diminutas partículas transportadas por vía aérea provocan enfermedades como el asma, las dolencias cardíacas y el cáncer de pulmón. Estas microparticulas contribuyeron a la muerte de más de 1.1 millones de indios en 2015.

jueves, 25 de octubre de 2018

Bosques naturales y monocultivos forestales, su rol en el equilibrio del planeta y su importancia para la humanidad
misionesonline.net

“Para la humanidad, tanto los bosques naturales como los monocultivos son importantes, pues ambas forman parte del único proceso existente en el Planeta Tierra para revertir cualquier desequilibrio, y mantener con planificación un ambiente ecológico y económico a través de los árboles”, sostiene el Dr. Roberto Tuyoshi Hosokawa, prestigioso académico de la Universidad Federal de Paraná (UFPR), Brasil.

En una generosa entrevista con ArgentinaForestal.com, quien fue bautizado en la Argentina como el “maestro de generaciones” de profesionales de las Ciencias Forestales en Misiones y América Latina, se refirió a los grandes desafíos de la humanidad en la materia, marcó el proceso de evolución del manejo forestal en los últimos 50 años y reflexionó sobre algunas de las enseñanzas que le dejó la ciencia tras varias investigaciones en manejo y economía forestal.

El Dr. Hosokawa también compartió sus emociones, y como influyó en su trayectoria profesional los vínculos con sus maestros, el reconocido Dr. Gerhard Speidel, de Alemania, y el Dr. Michael Prodan, un gran científico rumano. Ambos, durante su posgrado le brindaron las recomendaciones que finalmente lo orientaron en toda su vida dedicada a la ciencia e investigación científica.

Por otra parte, en el reportaje el investigador reflexiona en profundidad sobre el rol que cumplen para la humanidad las ciencias forestales, donde sustenta científicamente que “tanto los bosques naturales como los monocultivos forestales son importantes para el equilibrio del planeta”.

Por su trayectoria académica, semanas atrás la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) realizó en la sede de la Facultad de Ciencias Forestales de Eldorado un acto de reconocimiento en el que se distinguió al Dr. Hosokawa con el título “Doctor Honoris Causa”, oportunidad en la que el especialista expuso una conferencia magistral sobre componentes aleatorios de la ley sobre los efectos de la entropía.

Por definición, en origen la entropía es una magnitud de la termodinámica como la temperatura, la densidad, la masa o el volumen. Se representa mediante la letra S y sirve para explicar por qué algunos procesos físicos suceden de una determinada manera midiendo el grado de desorden de un sistema a nivel molecular.


Conciencia forestal
Sobre sus inicios y los motivos que lo llevaron a elegir la carrera de Ingeniería Forestal, relató una síntesis de su historia personal pero con significativos pasajes: “Cuando terminé los estudios básicos y me preparaba para el éxamen de ingreso en la Universidad, observé la preocupación de mi padre en diseminar reforestación con eucaliptos en el Municipio de Nova Fátima, en Paraná. Me quedé intrigado del porqué de la preocupación, si en aquella época se deforestaba para obtener áreas para la agricultura (mi padre estaba formado en Agricultura e inmigró a Brasil a causa de la crisis económica en Japón que se involucró en sucesivas guerras)”, explicó.

A su interrogante, la respuesta de su padre fue: “Hijo, yo desmonté y planté café para criarlos a ustedes (era cafecultor en una pequeña propiedad rural). Los bosques son propiedad de las futuras generaciones. Soy apenas un usuario del momento, por eso necesito reforestar, para compensar lo que hice”, fueron sus palabras, según recordó Hosokawa. Ante la respuesta, “en ese momento no dije nada más. Pero en mí había quedado un sentimiento de haber sido beneficiario y deudor de la deforestación”, admitió.

“Mi sueño era ser un Ingeniero Electrónico. Pero hoy, creo que ya estaba predestinado para cursar Ingeniería Forestal. Las sucesivas heladas que dificultaban a los cafecultores y las enfermedades como la malaria, la ancylostomiase, la tuberculosis y la meningitis que enfermaron a mi padre, me obligaron a mantenerme en el cultivo de café, frustrando mi perspectivas”, continuó su relato.

Sin embargo, en la época en que los profesores, el Dr. Speidel y el Dr. Heinz Oedekoven, de las Naciones Unidas (FAO), estaban transfiriendo la Escuela Nacional de Bosques a Curitiba (Brasil), fue cuando reapareció la voz de su padre y se decidió a ingresar a la carrera de Ingeniería Forestal. Después, terminó la especialización en Chile y fue agraciado con una beca del DAAD (Deutsche Akademische Austauchdienst) para realizar un posgrado en Alemania.

De orientadores y maestros
Su referente académico fue el reconocido alemán Dr. Gerhard Speidel y su co-referente el Dr. Michael Prodan, un gran científico rumano, conocido como el biometrista y modelador matemático estadístico de los eventos globales del siglo. Era una personalidad que hacía los cálculos globales sobre los límites de crecimiento de la humanidad para las Naciones Unidas, como catástrofes climáticas, agotamiento de los recursos naturales, perforación de la capa de ozono, saturación de dióxido de carbono en la atmósfera, etcétera.

“El tema de mi doctorado era desarrollar ecuaciones para la optimización de cuando cosechar la reforestación, eligiendo criterios como maximización de la biomasa, rentabilidad bruta, rentabilitad neta de la tierra, rentabilidad neta del bosque, rentabilidad y generación total de valores. Serían cálculos de rotación de biomasa y de período de retorno de inversión, que son instrumentos de planificación de corto, mediano y largo plazo para dimensionar la base de producción sostenida y continua de materia prima para industrias forestales”, precisó el profesor.

“Sin embargo, en esta época ya se hablaba de la crisis de los recursos genéticos para las industrias farmacológicas en Europa y resonaba en los medios académicos la necesidad de preservar la biodiversidad, principalmente en los bosques naturales”, relató.

Se inició entonces la confrontación de la economía con la ecología, surgiendo varias entidades ambientalistas como Greenpeace, World Wildlife, entre otras, y en el medio forestal el choque entre bosques cultivados o productivos económicamente (monocultivo) y bosques nativos o naturales para la preservación de los recursos genéticos.

En ese contexto, como doctorando quedó una paradoja en su mente: “Hubo un padre que deforestó bosques naturales para criar hijos y buscando sanar la deforestación con reforestación; y en contrapartida, una parte de la sociedad que clama por la preservación de biodiversidad condenando plantíos y formación de asentamientos forestales puros. Decidí, entonces, llevar el tema a un foro multidisciplinario de la Universidad. Hubo discusiones homéricas y nada de aclaración concreta”, recuerda Hosokawa.

Seguido, habló con su orientador Speidel, quien recomendo discutir el tema con el Prof. Prodan que tenía más experiencia concreta sobre asuntos globales del planeta. Fue entonces, cuando terminada la presentación del dilema, el Dr. Prodan le respondió: “En el equilibrio del ambiente económico y ecológico a través del bosque, sólo no valen árboles de plásticos”.

Y a continuación le aconsejó: “Herr Hosokawa, si usted quiere comprender racionalmente el problema tendrá que estudiar e investigar profundamente la entropía (la segunda ley de la termodinámica), y principalmente sus efectos”. Estas palabras quedaron grabadas para el investigador de la UFPR. “En este momento se tiene la exposición de algunos físicos teóricos, y algunos procesos cuantitativos de entropía calculados: Por Gabor, sobre el consumo de energia; Meadows sobre contaminación ambiental, la producción de clorofluormetano que destruyó la capa de ozono por Junge, Gesten y Flohn; y la producción de dióxido de carbono por Meadows con efectos marcados en el calentamiento global. Sin embargo, para la solución técnica del problema y fundamentada científicamente, usted (Hosokawa) tendrá que desarrollar una ecuación que cuantifique efectos de la entropía, asunto que aún no se hecho nada por la sociedad científica global (Club de Roma)”, le dijo Prodan.

Finalmente, su co-referente le agregó: “Pero no se preocupe mucho, Hosokawa. Termine su doctorado según lo programado, y la Ley sobre los efectos de la entropía considere como una investigación que probablemente le llevará toda la vida. Usted tendrá que estudiar astrofísica teórica, que le demandará mucho tiempo”, le vaticinó. Y le recomendó tres libros: F. Capra, Wendezeit, editada por Schertz Verlag; J. Perlin; “A forest journey, the role of Wood in the development of civilization (Un viaje por el bosque, el papel de la madera en el desarrollo de la civilización)”, editada por W. W.Norton. Y los autores F. Rifkin, T. Howard, que escribieron sobre “Entropía hacia el mundo invernadero. Editada por Urano.

“Recuerde sí señor Hosokawa: Hemos estudiado el bosque desde el punto de vista microcósmico. Es necesario estudiar la relación macrocósmica. El bosque sigue siendo la cuarta masa más significativa del Planeta Tierra, después de la atmósfera, hidrosfera y litosfera. Ver el ruso Ustinov sobre la atmósfera del sol”, le sugirió en aquel momento el Dr. Prodan.

Tiempo después, Hosokawa regresó a Brasil. Y a medida que estudiada, recuerda que desarrollaba sentimientos alarmistas. “Comencé a saber que las bacterias desarrollan resistencia al anhelo de sobrevivir contra los antibióticos. Virus con rápidas mutaciones a las vacunas; hongos que se asocian para perpetuar contra fungicidas y finalmente, el hombre como el mayor depredador del Planeta, contra sí y contra todos. A lo último, la parte más cómica, es que ya comencé a oír murmullos de los alumnos: Profesor economista nadador de mayonesa o investigador ambientalista apocalítico”, bromeó el profesor.

De esta manera, admitió que se tomó el tiempo suficiente para estructurar la teoría de la Ley de los efectos de la entropía y desarrollar la fórmula para el cálculo matemático estadístico. Este descubrimiento se publicó en la revista científica Floresta Vol. 31, año 2001 (ISSN 0015-3826).



Manejo y recuperación
Por ello, el Dr. Hosokawa decidió compartir en la FCF-UNaM durante su estadía en Misiones los aspectos más valiosos de su investigación. “La conferencia sobre componentes aleatorios en la Ley de los efectos de la entropía es una aplicación práctica para dimensionar confort ambiental tanto para la recuperación y manejo de bosques nativos degradados como para reforestaciones monocultivas o mixtas”, sintetizo el especialista.

“Recién hoy comprendo lo que el Prof. Prodan dijo: Sólo no valen árboles de plástico”, repitió el investigador.

“Los bosques naturales son muy importantes, ya que son fuentes de información de biodiversidad. Deben ser preservados y tocados solamente para fines de investigación”, agregó Hosokawa. Por ello, los bosques naturales degradados deben ser recuperados, o para preservación permanente o manejadas para producción de maderas para fines más nobles (reserva legal, por ejemplo). En tanto, las reforestaciones de monocultivos o mixtos son eficientes productores de madera y almacenaje de procesos químicos, carbonos y otros como cauchos, resinas, etcétera”, precisó.

“Ellos son sustentables, si fueran instalados en estructuras de base forestal en rendimiento sostenido”, acotó Hosokawa.

A su vez, su mayor certeza en la entrevista fue que “para la humanidad, tanto los bosques naturales como los monocultivos son importantes, pues ambos forman parte del único proceso existente en el Planeta Tierra para revertir la entropía (energía que no hace trabajo mecánico)”.

Su mensaje, no deja se ser posiblemente para muchos, polémico. Representa la contracara del debate que se sustenta desde los sectores ecologistas o defensores del ambiente vs. las plantaciones forestales, debate del cual no está ajena la sociedad en general de la región NEA. La actividad forestal o el monocultivo de árboles enfrentan cuestionamientos por considerarse una producción que tienen un impacto negativo en el medio ambiente.

Al ser consultado al respecto, el investigador reflexionó en que la sociedad debe entender que “tanto los bosques naturales como los de monocultivos (reforestación y cultivos agrícolas) son importantes para la supervivencia de la especie humana. Todos resultan del proceso de fotosíntesis, único elemento que viabiliza el equilibrio entre la energía que hace trabajo, con la que no hace trabajo”, explicó.

En esta línea, consideró que una de las soluciones sería realizar gestión en ordenación forestal: “una zonificación espacial con destino de actividades para áreas urbanas, industrias, logística y comunicación (transportes), bosques naturales, monocultivos forestales, agricultura, ganadería, ocio (parques, lagos, jardines, etcétera)”.

Finalmente, agregó que “la proporción de cada espacio debe ser definida por la sociedad, pero basadas en conocimientos técnicos y científicos bajo la coordinación de los académicos multidisciplinarios”, concluyó el reconocido profesor.

Trayectoria profesional
El Dr. Hosokawa tiene una especialización con énfasis en Manejo Forestal, Economía Forestal, determinación de rotación, y Criterios Económicos. Dirigió a estudiantes de postgrados de toda Latinoamérica en tesis de maestría, doctorado y posdoctorado, entre ellos a profesores de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Nacional de Misiones y de la Universidad Nacional de Santiago del Estero. Posee numerosas publicaciones científicas, libros y capítulos de libros.

El profesional se graduó en Ingeniería Forestal en la Universidad Federal de Paraná-UFPR en 1969, y se especializó en Ingeniería Forestal por la Universidad Nacional de Chile, realizó la maestría en Forstwirtwissensschaft por la Universität Freiburg, se doctoró en Economía y Manejo Forestal por la Universität Freiburg y postdoctorado por la Universidad de Friburgo.

En la actualidad es Consultor AD HOC del Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico, Profesor Senior de la Universidad Federal de Paraná-Brasil(PR-BR), Presidente del Instituto de Economía y Tecnología Paraná-BR & Hyogo-JP, Miembro de cuerpo editorial de la SBPN (São Paulo, UFPR), Miembro del cuerpo editorial del Instituto Hyogo-Japón, Miembro del cuerpo editorial de la Revista Ciencias Agrárias (UFRAM), Editor Jefe de la Editora Instituto Hyogo-Japón y Revisor del periódico de Anais Symposium Brazil – Japón.

Por Patricia Escobar


martes, 23 de octubre de 2018

¿Estamos a tiempo de evitar el calentamiento de más de 1,5 ºC?
ecoticias.com

Las emisiones globales de CO2 deben reducirse a la mitad para el año 2030. Para alcanzar el objetivo de 1,5 ºC, el consumo mundial de carbón tendría que reducirse al menos en dos tercios para 2030 y caer hasta casi cero para 2050. Para 2030, el uso de petróleo debería reducirse a la mitad y el de gas en un tercio. La protección de los bosques y la reforestación son esenciales para evitar tanto un calentamiento de 1,5 ºC como de 2º C.

¿Estamos a tiempo de evitar el calentamiento de más de 1,5 ºC?

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) reveló esta madrugada la enorme y urgente tarea de limitar el calentamiento de la Tierra y proporcionar un plan claro para lograrlo. El Informe Especial del IPCC sobre 1,5 ºC alertó de que el calentamiento global superaría los 1,5 ºC entre 2030 y 2052 si continúan los ritmos actuales de emisiones de CO2. 

Por ello, las emisiones globales deben reducirse a la mitad para el año 2030, antes de disminuir a emisiones netas cero a más tardar a mediados de siglo. Greenpeace ha analizado las principales conclusiones de este informe.

“El mundo está en llamas. Para evitar más trágicos incendios, fenómenos meteorológicos extremos y pérdidas de vidas, debemos reducir a la mitad las emisiones mundiales en la próxima década. Este es un gran desafío, pero es factible y los costes de no seguir el camino correcto son una cuestión de vida o muerte para millones de personas, en particular quienes tienen menos recursos”, ha declarado Jennifer Morgan, directora ejecutiva de Greenpeace International.

Para alcanzar el objetivo de 1,5 ºC, el consumo mundial de carbón tendría que reducirse al menos en dos tercios para 2030 y caer hasta casi cero para 2050. El petróleo y el gas también tendrán que disminuir rápidamente. Un camino que no dependa de tecnologías de absorción de CO2 necesitaría que el uso de petróleo se redujera a la mitad para 2030 y el de gas en un tercio.

“Este es el informe de ciencia climática más singular e importante hasta la fecha. Los líderes gubernamentales y empresariales no tienen dónde esconderse y deben demostrar que entienden la ciencia actuando con la urgencia que exige. Pero todos tenemos un papel. Cada persona tiene que hacer todo lo que esté a su alcance para cambiar de rumbo y seguir el plan que se incluye en el informe del IPCC”, ha añadido Morgan.

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) reveló esta madrugada la enorme y urgente tarea de limitar el calentamiento de la Tierra y proporcionar un plan claro para lograrlo.

Las soluciones climáticas naturales, como la protección de los bosques y la reforestación, tienen el potencial de proporcionar más de un tercio de la mitigación económicamente rentable de CO2 necesaria hasta 2030 para un objetivo de 2 ºC, lo que implica un alto potencial para 1,5 ºC también.


“¿Llegaremos a tiempo? Nadie lo sabe. Nos dirigimos a un territorio inexplorado. Lo que importa ahora es que decidamos intentarlo y lo convirtamos en nuestra prioridad absoluta. Sólo entonces tendremos la oportunidad de protegernos de los devastadores impactos que, según la ciencia, comenzarían a acelerarse después de 1,5 °C”, explica Morgan. 

“Los que aseguran que no es realista nos están diciendo que abandonemos a la gente, a las especies, a nuestro asombroso planeta. No aceptaremos esto. Nunca nos daremos por vencidos”, ha declarado Kaisa Kosonen, asesora de políticas de la oficina nórdica de Greenpeace.

Respecto a la situación concreta en España, Greenpeace añade: “El Gobierno de España tiene que tomar buena nota del informe del IPCC y presentar una ley de cambio climático y transición energética que asegure que alcanzamos un sistema energético eficiente, inteligente y 100% renovable antes de 2050, empezando con el cierre de las centrales de carbón y nucleares en 2025”, ha declarado Tatiana Nuño, responsable de la campaña de cambio climático de Greenpeace España. 

“El paso dado de suprimir el impuesto al sol, que tiene que ratificar el Congreso, es una señal muy positiva para facilitar la participación de la sociedad en la transición energética a través del autoconsumo”.

El informe del IPCC se incorporará ahora directamente al Diálogo de Talanoa, que concluirá en las conversaciones anuales de la ONU en la Cumbre Internacional del Clima de este año (COP24) y guiará a los gobiernos para acelerar sus planes de acción contra el cambio climático.


lunes, 22 de octubre de 2018

Sikkim, el estado en la India nombrado 100% orgánico
milenio.com

Todas las tierras agrícolas de la región fueron certificadas orgánicas y tienen prohibido utilizar pesticidas químicos.


Todos los días a las 07:00 horas, unos 400 trabajadores se lanzan a los arbustos en la plantación de té cien por ciento orgánica Temi, en la región india de Sikkim, que esta semana fue galardonada por la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO) por ser el "primer estado orgánico en el mundo". Con todas sus tierras agrícolas certificadas orgánicas y la prohibición de pesticidas químicos en todo el estado en el marco de una iniciativa lanzada por el Gobierno en 2003, el pequeño estado de Sikkim, escondido entre Nepal y Bután, recibió esta semana el principal premio Future Policy Award de la FAO en Roma. http://www.milenio.com/estilo/mas-estilo/sikkim-el-estado-en-la-india-nombrado-100-organico.

"El estado cien por ciento orgánico de Sikkim, en la India, es el ganador este año del Oscar a las políticas (ambientales), superando a 51 nominados de 25 países", anunció la FAO en un comunicado, en el que subrayó que se trata del "primer estado orgánico en el mundo". Temi, perteneciente al departamento de Comercio y establecida en 1969, inició su andadura para convertirse en una plantación orgánica en 2005 y tres años más tarde fue reconocida por primera vez como "cien por ciento" orgánica, explicó un portavoz de la finca, Pratik Gautam. Sin embargo, el camino no fue fácil para esta plantación, que anualmente produce entre 80 y cien toneladas de té negro, té verde, té blanco y té combinado con frutas orgánicas, flores y especias.

"En las primeras fases de la conversión orgánica, la producción cayó un 50 por ciento, pero con continuos esfuerzos y practicando un método científico de agricultura orgánica, la plantación Temi logró poner su producción a la par que la agricultura convencional en el curso de 11 años", explicó Gautam. Hoy en día cuenta con 223 hectáreas de extensión, 177 de ellas de plantaciones de té y 400 trabajadores que viven en las propias instalaciones de Temi, en su mayoría mujeres, por la necesidad de recoger el té con mimo para que tenga una mayor calidad. Las hojas se recogen en dos fases entre las 07:00 y las 16:00 horas, pero el trabajo en la fábrica no para nunca, incluso durante la noche, para que esta bebida "cien por ciento" orgánica llegue a las tazas de los consumidores a la mayor brevedad, según el portavoz. 

Temi es sólo uno de los cientos de terrenos agrícolas que han logrado esta distinción en Sikkim, un estado considerado el primero del mundo en lograr que toda su agricultura sea orgánica, un camino tortuoso que comenzó en 2003, cuando el gobierno regional retiró los subsidios para los fertilizantes. Entre 2006 y 2007, las autoridades retiraron también los subsidios al transporte y manejo y las comisiones a los vendedores, al tiempo que adoptaron un plan de siete años para borrar del mapa el uso de fertilizantes químicos en favor de otros orgánicos, de acuerdo con datos de la Misión Orgánica de Sikkim. Sin embargo, más allá de lo deslumbrante del logro finalmente alcanzado en 2016, el camino no fue fácil para muchos agricultores. Hace dos años, el Centro para la Ciencia y el Medioambiente (CSE, en inglés) de Nueva Delhi realizó un estudio sobre la implementación de la agricultura orgánica en el estado, para el que visitó 16 granjas, en las que descubrió que los agricultores tenían varios puntos de los que quejarse. 

Sonam Taneja, una de las coautores del estudio, considera que lo que Sikkim logró es un "paso en la dirección adecuada", pero destaca que en noviembre de 2016, cuando realizó sus visitas sobre el terreno, descubrió también los aspectos negativos de la iniciativa. "Observé que había algunos problemas con el movimiento: los granjeros se quejaban de la falta de experiencia adecuada con la agricultura orgánica y de la falta de vínculos de mercado para vender sus productos con beneficios", explicó la experta del CSE. Desconoce si la situación habrá mejorado en los últimos dos años en este diminuto y remoto estado de poco más de 600 mil habitantes, el menos poblado del país. Eso sí, en un país en el que no ve demasiadas posibilidades de volver a lograr tal hazaña. "Puede que no sea posible repetir este modelo en otros estados por diferencias en la agroecología, la dependencia en los químicos y el tamaño de los terrenos en propiedad", concluyó Taneja.

martes, 9 de octubre de 2018

La “agroecología” puede alimentar a Europa en 2050 sin pesticidas, revela un estudio
efeverde.com

La


La agricultura europea puede reducir paulatinamente el uso de pesticidas, y disminuir su impacto en el medioambiente y la biodiversidad, al tiempo que se garantiza la seguridad alimentaria para millones de europeos, según aseguraron dos expertos en la materia en un informe que recoge EURACTIV, socio de EFE.

Según explicaron Pierre-Marie Aubert y Xavier Poux en una conferencia celebrada en París el pasado 13 de septiembre , es posible alcanzar ese punto de equilibrio: “presentamos un escenario alternativo que puede conducir a una amplia transformación del sector agrícola, a través de la transición agroecológica”, explicó Aubert en el marco del evento AgroParisTech.

Pierre-Marie Aubert y Xavier Poux son investigadores en el “think tank” francés Instituto para el Desarrollo Sostenible y las Relaciones Internacionales (Iddri, por sus siglas en francés).

Se da la circunstancia de que la ministra de Transición Ecológica de España, Teresa Ribera, dirigió desde 2014 el Iddri, hasta su nombramiento en el Gobierno del presidente, Pedro Sánchez, en junio de este año.

Los dos investigadores presentaron una estimación a diez años vista de lo que calificaron como Tyfa (en inglés “Ten Years for Agroecology in Europe”, diez años de agricultura ecológica en Europa)

La pregunta que lanzan es ¿cómo alimentar a Europa al tiempo que se conserva el medioambiente y el clima en relación con el declive de la producción que se detecta en la agricultura orgánica ?

Reducir el impacto sobre el clima sin disminuir la producción

“El actual debate sobre el futuro de la agricultura se ha estancado debido a la imposibilidad de combinar el aumento de la producción agrícola por un lado y la reducción de los impactos sobre el clima y la biodiversidad por otro”, asegura Pierre-Marie Aubert.

“Para superar esta aparente contradicción, hemos elegido darle la vuelta a la pregunta, y por ello preguntamos cuáles son las necesidades de los europeos para una alimentación saludable y sostenible, y cuáles son los modelos agrícolas para conseguirlo?”

Por ello, el punto de partida del informe se centra en el impacto sobre la salud que se deriva de los actuales hábitos alimentarios de los europeos.

“En cuestión de salud, las enfermedades relacionadas con la dieta están aumentando a un ritmo alarmante (diabetes, obesidad, patologías cardiovasculares)”, se afirma en el informe.

“A pesar de que producimos mucho, en Europa comemos demasiado y nuestras dietas son desequilibradas en relación con las recomendaciones nutricionales de la Autoridad Alimentaria Europea (la agencia europea EFSA, por sus siglas en inglés), y la Organización Mundial de la Salud (OMS)”, prosigue el texto.

Existe una creciente demanda de los consumidores de productos orgánicos en toda Europa, lo cual demuestra que están cada vez más preocupados sobre la relación entre su salud y lo que comen, afirma Aubert.

Reequilibrar la dieta de los europeos : más frutas y verduras

Por ello, el escenario comienza por reequilibrar la dieta de los europeos : más cereales, frutas. hortalizas, cultivos de proteínas y menos carne, huevos, y productos lácteos.

“A partir de ahí, nuestro estudio demuestra que una Europa con una agricultura ecológica es capaz de alimentar a los europeos en 2050, reducir la emisión de gases de efecto invernadero en un 40 % y recuperar la biodiversidad”, explica Pierre-Marie Aubert.

Ello supone ir reduciendo gradualmente el uso de pesticidas y otros insumos agrícolas, y adoptar métodos de agricultura ecológica, como la rotación de cultivos, el uso de estiércol para fertilizar los terrenos, además de infraestructuras ecológicas, entre ellos setos, estanques, árboles o cercados bajos.

Caída de la producción de entre 10 al 50 %

Ese escenario se traduce en una reducción de entre el 10 y el 50 % en la productividad, dependiendo del tipo de cultivo, según el estudio.

“Así que, sí, eso significa menos beneficios para los agricultores, pero esas pérdidas pueden ser compensadas por el dinero que se ahorran al no tener que comprar tantos insumos agrícolas”, explica Pîerre-Marie Aubert.

El experto francés subraya que no sólo el escenario “agro-ecológico” permite que el sector agrario europeo alimente a sus consumidores europeos, sino que también preserva su capacidad exportadora para cereales, productos lácteos y vino. Y reducirá fuertemente su dependencia de las importaciones de productos agrícolas.

“Hoy en día, la UE importa por un valor equivalente a 35 millones de hectáreas de tierras cultivables, sobre todo soja de América del Sur, utilizada para alimentar al ganado”, recordó Aubert.


lunes, 8 de octubre de 2018

Aseguran que "Argentina puede ser una potencia eólica"
lacapital.com.ar

Así lo aseguró el experto Ramón Fiestas, presidente del Global Wind Energy Council.

Parque eólicos. El cambio de la matriz energética está en marcha.


En medio de una montaña de incertidumbres, algunas certezas parecen escribir su propio camino en Argentina: es el caso de las energías renovables, un campo en el cual el país tiene un potencial gigante de la mano de la extensión de su territorio y del abaratamiento de las tecnologías disponibles para producir electricidad de manera sustentable.

   En ese marco la energía eólica tiene su propio espacio de crecimiento. "Si todo va bien durante este año se puede convertir en la tercera potencia de América Latina en potencia eólica instalada en un año ya que el plan Renovar está funcionando bien" señaló Ramón Fiestas, el presidente del Global Wind Energy Council (GWEC) para Latinoamérica y uno de los expositores destacados de "Argentina Wind Power 2018", el evento eólico más importante y representativo de esa industria que tuvo lugar en Buenos Aires hace pocos días atrás.

En charla con Más, el especialista destacó la necesidad de profundizar la transición hacia las energías renovables de la mano de una mayor conciencia ambiental y del abaratamiento de esas tecnologías.

—¿La transición energética hacia las renovables es un hecho que los países ya no pueden eludir?

—La transición energética es la consecuencia de la conciencia que toma la sociedad sobre la necesidad de preservar el medioambiente y utilizar los combustibles fósiles para otros fines que no sean quemarlos. Esa conciencia habla de poder explotar los recursos naturales renovables que son inagotables con nuevas tecnologías que los hacen absolutamente competitivos con respecto a otras fuentes de generación de electricidad. Es muy novedoso eso respecto al estado de la tecnologías y sus costos de hace 15 años. En este siglo hubo un gran salto y esas tecnologías son muy competitivas respecto a las otras, por eso existe la necesidad de incorporarlas a la matriz con más volumen y capacidad y revertir la situación.

—Se trata de que las renovables sean las nuevas convencionales...

—Claro, las renovables deben ser las convencionales y esto ya es así en algunos países de Europa como España, donde estamos hablando de que estas tecnologías que en América Latina se conocen como no convencionales en Europa ya son convencionales.

—¿La urgencia por el cambio climático aceleró esa transición?

—Esto es fundamental para luchar contra el cambio climático ya que uno de los sectores que más contribuye a la emisión de gases es el energético, sobre todo el eléctrico por lo que representa la combustión de los fósiles sea petróleo, carbón o gas natural, o sea los combustibles que están detrás del sector del transporte que es uno de los más contaminantes. Lo bueno es que es allí donde la acción de la tecnología tiene más capacidad ya que se puede reemplazar a las antiguas con bastante facilidad desde lo económico y lo tecnológico.

—¿Cuál es el panorama de energía eólica en América Latina?

—América Latina en general es un continente al que le queda muchísimo recorrido en cuanto a su modernización energética, aunque hay casos singulares como el de Brasil que está en un proceso de inversión en eólicas muy intensivo ya que anualmente se instalan unos 2.000 megavatios de origen eólico. Uruguay también acometió una inversión muy eficiente e intensiva en la última década y hoy está a la cabeza de los países del mundo que más generación eléctrica eólica integran en su sistema. Se están produciendo desarrollos importantes, serios y con regulación en México y en Chile, un poco menos en Perú. Y está apenas empezando apenas en Colombia con una primera subasta que se hará antes de fin de año.

—¿Y Argentina?

—Si todo va bien durante este año se puede convertir en la tercera potencia de América Latina en potencia eólica instalada en un año ya que el plan Renovar está funcionando bien, ha atraído inversiones para ponerlo en marcha de forma sólida y hay aproximadamente 1.800 megavatios en construcción. Es posible que el año termine con entre 300 y 400 megavatios conectados a la red por lo que Argentina ha dado un salto de gigante. El 2019 si todo va bien se convertirá en un año muy intensivo logísticamente hablando para las eólicas porque se van a tener que concretar más de 2.000 megavatios que deberían ingresar al sistema. La cartera de proyectos es grande y se ha financiado más del 50% de la potencia adjudicada. Esperemos que a pesar de las circunstancias el proceso pueda continuar porque el mecanismo económico financiero del Renovar es sólido como para enfrentar la coyuntura. Puede aparecer un cuello de botella en el financiamiento de los proyectos pero confiamos en lo atractivo del sistema. En el caso argentino es indispensable seguir apretando el acelerador de las renovables porque precisa potencia eléctrica instalada para mejorar su suministro y además ahora dispone de una tecnología que es la más eficiente de todas. No hay muchas excusas para no avanzar en el programa de renovables, hay una necesidad de satisfacer la demanda eléctrica y una necesidad de hacerlo de forma sostenible desde lo ambiental y desde lo económico.

—Ya no se puede decir que las renovables son un lujo de sociedades ricas...

—Antes se decía que las renovables eran caras y que algunos países no podían acceder a ellas pero ese mito ya fue derribado. Hoy en muchos países es la tecnología más eficiente porque hay muchos y buenos lugares para el aprovechamiento eólico, y Argentina es uno de esos lugares. Las centrales son energéticamente muy eficientes y eso redunda en la competitividad porque se deja de pagar combustibles, el viento no se paga. Hay que hacer una inversión importante pero la diferencia es que la central convencional exige pagar el gas o el petróleo o el carbón, mientras que en las renovables los recursos son inagotables y están en la naturaleza. Esa es una ventaja muy grande una vez que se ha llegado a un punto de eficiencia competitiva.

—¿Qué opina de la apuesta por Vaca Muerta en un contexto de transición energética global? ¿Tiene sentido seguir invirtiendo en los fósiles?

—Entiendo que los sistemas eléctricos en cada territorio responden a los recursos de cada territorio y a las tecnologías disponibles, que son complementarios unos y otros y esa es una necesidad que existe, ya que las renovables tienen una gestión variable por su propia naturaleza. Las tecnologías que queman combustibles fósiles son más predecibles desde lo técnico porque el suministro es constante, entonces hace falta una complementariedad entre uno y otro. En este momento de transición energética en el que estamos hay que tener la visión de ese carácter complementario sin perder de vista hacia donde vamos y que el objetivo debe ser el aprovechamiento máximo de las renovables con el respaldo para que esto funcione de una manera segura y permanente. Cada sistema tiene sus necesidades y son todos diferentes, los consumidores son distintos y las demandas también en cada país, así como los recursos naturales. Si ahora se puede explotar el gas de Vaca Muerta hay que planificar cuánto gas hace falta para respaldar la transición, sin perder de vista que el Renovar tiene que llegar al objetivo del 20% para el 2025 de fuentes renovables.


jueves, 4 de octubre de 2018

Por qué se desvía el eje de rotación de la Tierra
zocalo.com.mx

Cuando pensamos en la Tierra, la imagen que primero nos viene a la mente es la de una esfera geométrica

Por qué se desvía el eje de rotación de la Tierra

Cuando pensamos en la Tierra, la imagen que primero nos viene a la mente es la de una esfera geométrica, como la de un globo terráqueo que gira suave y regularmente cuando lo empujamos.
Sin embargo, la realidad es bien distinta, y resulta que nuestro planeta no es, ni mucho menos, tan perfecto como las representaciones de él que tenemos encima de la mesa. Ni en sus formas, ni en su rotación, publicó ABC.

Para empezar, la Tierra no es una esfera perfecta. Y cuando gira sobre su eje (una línea imaginaria que atraviesa el mundo desde el Polo Norte al Polo Sur), su rotación se parece más a la de una peonza que a la de una esfera, bamboleándose y desviándose continuamente. Es lo que se conoce como "movimiento polar".

Las mediciones realizadas durante décadas demuestran que, solo durante el siglo XX, el eje de giro se desplazó alrededor de 10 cm por año. Lo que, durante todo el siglo, supone un desplazamiento de más de 10 metros. Ahora bien, ¿a qué se debe exactamente esta deriva?

Un equipo de investigadores de la NASA ha utilizado datos observacionales que abarcan todo el siglo XX y ha conseguido, por primera vez, identificar las causas del desplazamiento. Son tres: la pérdida de masa, principalmente en Groenlandia; el llamado "rebote glacial" y, por último, la convección del manto. El estudio se acaba de publicar en Earth and Planetary Science Letters, y cualquier persona que esté interesada puede acceder a una simulación interactiva de cómo los varios procesos contribuyen al "bamboleo" del eje de rotación terrestre.

'La explicación tradicional - afirma Surendra Adhikari, investigador del Jet Propulsion Laboratory de la NASA y autor principal del trabajo- es que un solo proceso, el rebote glacial, es responsable de este desplazamiento del eje de rotación terrestre. Pero recientemente, muchos investigadores han especulado que otros procesos podrían tener también grandes efectos sobre él. 

Elaboramos modelos para un conjunto de causas que se consideran importantes para impulsar el movimiento del eje de rotación. Al final no identificamos uno, sino tres conjuntos de procesos que son cruciales. Y la fusión de la criosfera global (especialmente Groenlandia) a lo largo del siglo 20 es uno de ellos".

LA CLAVE, GROENLANDIA

En general, la redistribución de la masas sobre y dentro de la Tierra, como los cambios continentales, las capas de hielo, los océanos y el flujo del manto, afectan a la rotación del planeta. Pero a medida que las temperaturas aumentaron a lo largo del siglo XX, la masa de hielo de Groenlandia disminuyó. 

De hecho, un total de aproximadamente 7.500 gigatoneladas del hielo de Groenlandia (el peso de más de 20 millones de edificios como el Empire State) se derritió en el océano durante ese lapso de tiempo. Lo cual convierte a Groenlandia en uno de los principales contribuyentes de la masa que se transfiere a los océanos, lo que provoca un aumento del nivel del mar y, en consecuencia, una deriva en el eje de rotación de la Tierra.

Y si bien es cierto que el hielo también se derrite en otros lugares, como la Antártida, la especial ubicación de Groenlandia hace que su deshielo contribuya de forma más significativa al movimiento polar.

'Existe un efecto geométrico -asegura por su parte Eric Ivins, coautor de la investigación- según el cual, si tenemos una masa que está a 45 grados del Polo Norte (como es el caso de Groenlandia) o del Polo Sur (como los glaciares patagónicos), tendrá un mayor impacto en el eje de rotación de la Tierra que una masa que esté justo al lado de los Polos".

Anteriores estudios ya habían identificado el "rebote glacial" como otro de los mayores contribuyentes al movimiento polar a largo plazo. ¿Pero qué es exactamente el rebote glacial? Durante la última edad de hielo, enormes y pesados glaciares hundieron la superficie de la Tierra de forma similar a como un colchón se hunde cuando nos sentamos sobre él.

Pero a medida que el hielo se derrite, o se elimina, la Tierra vuelve lentamente a su posición original. En el nuevo estudio, que se basó en gran medida en un análisis estadístico de dicho rebote, los científicos descubrieron que es probable que el rebote glacial sea responsable de solo alrededor de un tercio de la deriva polar a lo largo del siglo XX.

CONVECCIÓN DEL MANTO

Por último, los investigadores sostienen que "el tercio final" de la responsabilidad la tiene la convección del manto terrestre, que es responsable del movimiento de las placas tectónicas sobre la superficie de la Tierra. Básicamente, se trata de la circulación del material en el manto, causada por el calor del núcleo de la Tierra.

Ivins lo describe como algo similar a una olla de sopa colocada sobre el fuego. A medida que la olla (o el manto) se calienta, los tropezones de la sopa empiezan a subir y bajar, formando esencialmente un patrón de circulación vertical. Y eso es lo que hacen las rocas que se mueven a través del manto de la Tierra.

Una vez identificados estos tres factores principales, los investigadores estuvieron en condiciones de distinguir entre los cambios a gran escala en el movimiento del eje, causados por procesos geológicos a largo plazo sobre los que no tenemos control alguno, y los causados por el cambio climático. Y ahora saben que si la pérdida de hielo en Groenlandia se acelera, el movimiento polar también lo hará.


miércoles, 3 de octubre de 2018

Innovación

En España lanzaron un robot que cuida los viñedos
clarin.com

El robot registra parámetros esenciales en los viñedos, como la disponibilidad de agua, la temperatura de las hojas de la vid y el vigor de las planta



La uva tiene que recogerse en su punto exacto de maduración, pero, además, la planta ha de disponer de un aporte de agua adecuado durante su desarrollo para que el vino acabe teniendo las propiedades que demandan los consumidores.

El control de esos parámetros tan importantes para el viticultor no se suele hacer en campo porque es complicado y caro y, si se hace, pocos pueden permitirse utilizar cámaras de presión que miden el potencial hídrico, así lo explica el sitio AgenciasSinc.es donde se dan a conocer noticias científicas de España.

“Esto impide que el viticultor y el enólogo tengan acceso a información completa y fiable durante los ciclos de crecimiento y maduración de la vid, de forma regular y en tiempo real. De esta forma, la mayoría de los productores no utilizan datos que podrían ayudarles a optimizar el manejo de su viña y, en última instancia, a influir en la calidad del vino que producen”, explica Francisco Rovira, director del Laboratorio de Robótica Agrícola (ARL) de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV).

Para solucionar este déficit, un consorcio de investigación europeo liderado por la UPV trabaja en un robot autónomo de monitorización de viñedos en el marco del proyecto Vinescout.

El objetivo final es ayudar a los productores de vino a medir los parámetros clave del viñedo, incluida la disponibilidad de agua (estado del agua de la vid), la temperatura de la hoja/copa de la vid y el vigor de la planta.

Los parámetros que se miden incluyen la disponibilidad de agua, la temperatura de las hojas y el vigor de las plantas.

Después de casi dos años de trabajo, a finales del mes pasado presentaron en Portugal el nuevo prototipo del proyecto, un robot que mejora notablemente las prestaciones de su antecesor.

“Nuestro robot permite un muestreo intensivo, pasando de veinte medidas por hora utilizando el método tradicional a más de tres mil datos por hora sin que el usuario tenga que esforzarse para conseguir las medidas. Al final, el productor obtiene un mapa de su parcela con datos que le dan idea de cuándo activar el riego si dispone de él en la parcela, o de la fecha de la vendimia, así como de la distribución de las plantas más productivas de su viñedo”, destaca el profesor Francisco Rovira, coordinador del proyecto europeo.

Además de la UPV, participan en el proyecto el grupo de investigación Televitis de la Universidad de La Rioja, la compañía francesa Wall-Ye SARL, la británica Sundance Multiprocessor Technology Ltd y la portuguesa Symington Family Estates. Fue precisamente en los viñedos de Quinta de Ataíde, propiedad de esta empresa lusa, donde se realizaron las pruebas del prototipo y la demostración oficial del segundo año del proyecto.


martes, 2 de octubre de 2018

La naturaleza tiene una nueva aliada contra los problemas ambientales: la tecnología blockchain
infobae.com

El Foro Económico Mundial publicó un artículo detallando las posibles soluciones

Blockchain puede lograr una transición a soluciones más limpias y más amigables con los recursos (Getty)


Descentralizar la gestión de los recursos naturales, como la energía y el agua. O trazar cadenas de suministro sustentables. Nuevos mecanismos de financiación para recaudar las enormes sumas de dinero necesarias para lograr un crecimiento económico con baja emisión de carbono.

Blockchain puede ayudar a resolver al menos 65 problemas que afectan al medio ambiente, según un estudio que publicó el Foro Económico Mundial en conjunto con PwC.

Blockchain es una tecnología emergente fundamental, que permite la transferencia de una gama de activos entre partes de forma segura y económica sin la intermediación de terceros. A medida que las aplicaciones y plataformas de blockchain, incluyendo Bitcoin y Ethereum, se hacen cada vez más conocidas, existe un creciente entusiasmo sobre la oportunidad de la blockchain para la naturaleza. 

Por ejemplo, cómo se puede aplicar para enfrentar los desafíos ambientales como el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la escasez de agua.

El estudio fue lanzado en la Cumbre de Acción Climática Global la semana pasada y examina cómo las nuevas plataformas internacionales podrían "incubar ecosistemas de blockchain responsables".

La investigación analiza las áreas que la tecnología de blockchain podría tener un impacto positivo en seis secciones: cambio climático, biodiversidad y conservación, océanos, seguridad del agua, aire limpio, clima y resiliencia ante desastres, cada una subdividida en áreas más precisas que podrían ser atacadas.

El informe argumenta que tales oportunidades están siendo ampliamente ignoradas por los desarrolladores, los inversores y los gobiernos, sin embargo, representan una oportunidad para "desbloquear y monetizar el valor que actualmente está incrustado en los sistemas ambientales".

Mientras que los casos de uso de blockchain en la disrupción de las finanzas han sido en gran medida el foco de las empresas y los inversores, Celine Herweijer, socio de PwC UK, dijo:

"Hay una oportunidad para nuevas ideas de aprovechar esta tecnología incipiente para ayudar a generar grandes ganancias para nuestro medio ambiente. Desde cadenas de suministro limpias y éticas transparentes y confiables, hasta incentivar el consumo y la producción sostenibles o apuntalar la transición tan necesaria hacia la energía descentralizada baja en carbono , agua y sistemas de movilidad ".

Blockchain tiene potencial, sugiere el informe, para ayudar a lograr una transición a soluciones más limpias y más amigables con los recursos, así como a "desbloquear capital natural y empoderar a las comunidades".

jueves, 27 de septiembre de 2018

ARGENTINA
Casi el 40% de los bosques nativos destruidos en 2016 estaban protegidos por ley
infobae.com

Relevamiento de Greenpeace en Salta, Santiago del Estero, Formosa y Chaco



El dato es alentador a medias: según relevamiento realizado por Greenpeace, la deforestación en las cuatro provincias más afectadas cayó un 50% con relación al promedio anual previo a la sanción de la ley de bosques, pero un tercio de los desmontes se produjo en zonas protegidas.

Con el 4,3% de la deforestación mundial, Argentina es uno de los diez más que más desmontaron en los últimos 25 años: se arrasaron 7,6 millones de hectáreas de bosques nativos, lo que equivale a la superficie de Entre Ríos. La sanción de la ley de bosques en 2007 mejoró el panorama, pero desde su aprobación hasta fines de 2014 se destruyeron 2,1 millones de hectáreas, de las cuales el 30% corresponden a zonas protegidas. 

¿Las causas? El avance de la frontera agropecuaria y los incendios. Hay datos esperanzadores, pero todavía hay mucho por mejorar, por ejemplo, que nunca se cumplió con el presupuesto del fondo para la conservación de los bosques nativos.

En este marco, Greenpeace presentará esta semana su informe anual 2016 sobre deforestación en las provincias de Santiago del Estero, Formosa, Chaco y Salta, que aglutinan el 80% de la deforestación nacional. El trabajo al que Infobae tuvo acceso arrojó que se desmontaron 112.252 hectáreas, lo que equivale a un 50% del promedio anual anterior a la ley. Sin embargo, el 37% de esa superficie está catalogado en los inventarios de bosques como categorías I (rojo) y II (amarillo), que son las zonas protegidas.




"Resulta evidente que las multas no son suficientes para desalentar la deforestación en zonas protegidas y que, salvo unas pocas excepciones, no se reforestaron los bosques desmontados ilegalmente. Por otra parte, en muchos casos es clara la complicidad de los funcionarios en la violación de la normativa", evaluaron desde la Campaña de Bosques de Greenpeace. Y recordaron que la protección de los bosques es una "demanda social". En este punto hay una cuestión clave: la ley se aprobó con el apoyo de un millón y medio de firmas.

Frente a este panorama, Greenpeace reclamó que el desmonte ilegal y el incendio intencional de bosques para su posterior cambio de uso de suelo sean considerados delitos, al igual que el otorgamiento de permisos de desmonte en zonas protegidas. También advirtieron la necesidad de que el Estado obligue a los propietarios o responsables a restaurar los bosques destruidos de manera ilegal.




Salta: linda, pero sin bosques

En los últimos días el gobierno de Salta, que durante años autorizó desmontes en áreas protegidas, hizo circular un comunicado en el que aseguró que se redujeron un 66% los desmontes "no autorizados o en zonas prohibidas".

Sin embargo, llama la atención que mientras Salta reconoció que sólo se desmontaron 385 hectáreas de manera ilegal, Greenpeace relevó que se destruyeron casi 5 mil hectáreas de áreas protegidas.

Detrás de Santiago del Estero, Salta es la segunda provincia más afectada del país. Entre 2007 y 2014, Greenpeace estima que se desmontaron 120 mil hectáreas protegidas, casi la misma cantidad que hubo en 2016 en todo el país.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

LA LUZ PERMANECE MIENTRAS LA TEMPERATURA SUBE
Las gorgonias sustituyen a los corales en un proceso natural que deteriora más la condición del planeta
elciudadano.cl

La especie posee mayor flexibilidad alimentaria, -en cuanto a los recursos existentes-, que los escleractinios y se adaptan fácilmente a los cambios

A causa del impacto humano y del cambio climático mundial, desaparecen de los ecosistemas marinos los corales escleractinios, durante la sustitución natural de otras especies como las gorgonias, según la revista Scientific Reports.

Los investigadores aseguran que el cambio climático erosiona los arrecifes estructurados por corales escleractinios que tienen la función de capturar la luz a través de sus simbiontes (algas microscópicas) para construir la piedra o parte dura, responsable de la elevada tasa de fotosíntesis en talofita aportando hasta el 95 por ciento de los nutrientes necesarios por el animal para vivir, reseñó Prensa Latina.

Sergio Rossi, autor principal del estudio, manifestó que a pesar de que la luz permanece constante, la temperatura se ha incrementado en el mar, generando mayor aceleración de los procesos metabólicos vinculados con la fotosíntesis y que derivan moléculas tóxicas.

Esta toxicidad ha conllevado a que las alzas en la temperatura origina que las algas se alejen del coral, cuyo proceso se conoce como blanqueamiento, dijo Rossi, quien detalló que sin los nutrientes y sobreviviendo con un 15 por ciento de estos, el coral fallece siendo relevado por las gorgonias (género de octocorales) de manera significativa.

Tras comparar por primera vez la eficiencia fotosintética en nueve de estos organismos del Caribe, los científicos pudieron demostrar que la efectividad del proceso está relacionada con la morfología de las especies, porque las gorgonias poseen mayor flexibilidad alimentaria en cuanto a los recursos existentes que los corales escleractinios y se adaptan fácilmente a los cambios.





Además, los especialistas advierten que, ésta especie retienen menor cantidad de dióxido de carbono de la atmósfera, sus estructuras no crean los arrecifes que logran los corales duros, por tanto presentan menos resistencia a los huracanes.

Rossi alegó que la desaparición de los arrecifes y otras estructuras biogénicas complejas conllevan aceleradamente al proceso de degradación del planeta.


martes, 25 de septiembre de 2018

¿Cuántas especies se pueden mantener en un ecosistema?
ambientum.com



Especies

Construir un ecosistema sostenible no es solo un problema ecológico, también lo es matemático. Y es que, pese a que si nos inspiramos en el arca de Noé o en un zoológico con todos los animales libres serían muchas las especies a ubicar en un mismo entorno, los modelos teóricos demuestran que la coexistencia de todas las especies que observamos en un ecosistema natural es “poco probable”.

Determinar el número óptimo de especies diferentes que se pueden mantener si queremos garantizar un ecosistema estable es el objetivo de un estudio en el que han participado investigadores del Departamento de Matemática Aplicada de la Universidad Politécnica de Madrid.

“Multitud de estudios en ecología han demostrado, desde un punto de vista teórico, que la coexistencia de un gran número de especies en ecosistemas es poco probable. Los modelos más sencillos de dinámica de poblaciones (por ejemplo, las ecuaciones de Lotka-Volterra) muestran que los parámetros de interacción entre las especies se hacen más y más restrictivos conforme aumenta el número de especies en el ecosistema. Esto es problemático, ya que en la naturaleza observamos ecosistemas estables formados por muchas especies”, explica José A. Capitán, investigador de la UPM que participa en este trabajo.

Ajuste de parámetros

Esto implica que, para que pueda haber una coexistencia estable de todas las especies que observamos en un ecosistema, los parámetros tienen que ajustarse adecuadamente porque una mínima desviación de esas elecciones puede implicar la extinción de alguna especie.

“La introducción de nuevas especies dificulta la coexistencia y restringe los valores que pueden tomar los parámetros de interacción. Pero el ajuste fino de parámetros en una ciencia “ruidosa” como la Biología resulta paradójico: no podemos llegar a conclusiones robustas si cambios mínimos en las interacciones implican variaciones drásticas en el comportamiento dinámico del ecosistema”, añade.

En el artículo “Coexistence of many species in random ecosystems”, publicado recientemente en Nature Ecology and Evolution en colaboración con investigadores de la Universidad de Chicago y del Instituto Americano de Matemáticas, los investigadores apostaron por un punto de vista diferente al utilizado hasta el momento en ecología.

El problema del zoo aleatorio

“Consideramos que las comunidades ecológicas que observamos son una porción de un conjunto mucho mayor de especies potenciales que ha sido “filtrado”, tras sucesivas extinciones, por las interacciones del ecosistema”, relata Jose A. Capitán.

“El “espejismo” del ajuste fino de los parámetros proviene del hecho de que las comunidades que observamos en la naturaleza son sólo el subconjunto de especies que son capaces de coexistir de forma estable todas juntas”, dice.

En este contexto, los investigadores se plantearon la siguiente pregunta: si empezamos con n especies, y dejamos que sus poblaciones cambien en el tiempo de acuerdo con un modelo dinámico sencillo, ¿cuántas especies sobrevivirán al final? O lo que es lo mismo: vamos a un gran zoológico y abrimos todas las jaulas, de forma que las especies interaccionarán aleatoriamente entre ellas. Si volvemos después de unos pocos años, ¿cuántas especies vivas encontraríamos?.

Cálculo

Para realizar este cálculo, los investigadores tomaron los parámetros de interacción entre especies como muestras independientes de una distribución, en principio, arbitraria. La conclusión a la que llegaron fue la siguiente: el problema del zoo aleatorio puede resolverse matemáticamente y, bajo condiciones bastante generales, en promedio esperamos observar la mitad de las especies en coexistencia estable, independientemente del número de especies inicial y de la forma matemática concreta de la distribución de interacciones.

“En resumen, en este trabajo hemos resuelto un problema original que podría haberse propuesto y resuelto hace décadas. Sin embargo, en ecología se está renovando el interés científico por determinar las condiciones que favorecen el “ensamblaje” y la dinámica de comunidades ecológicas formadas por un gran número de especies, similares a las que observamos en la naturaleza”, explica el investigador de la UPM.

Para los investigadores es necesario “un estudio más detallado de estas condiciones de coexistencia, manteniendo el enfoque de este estudio. Nuestros resultados pueden utilizarse como punto de partida para incorporar estructuras más realistas en las interacciones entre especies. Esto podría proporcionar importantes avances en la comprensión actual que tenemos de cómo funcionan los ecosistemas naturales”.

Fuente: UPM

jueves, 20 de septiembre de 2018

Calentamiento de océanos provoca migración de fauna marina
informador.mx

Cuando esto sucede, la mayoría de los animales marinos se desplazan hacia los polos, afectando al resto de los ecosistemas terrestres

La Semarnat asegura que la temperatura de mares y océanos cambia el suministro de nutrientes de los ecosistemas marinos, la composición química del océano, los vientos y las corrientes oceánicasTWITTER / @SEMARNAT_mx


Uno de los efectos del cambio climático es la alteración de la temperatura de mares y océanos, por lo que la flora y fauna marina se desplazan hacia los polos y eso afecta al resto de los ecosistemas terrestres e insulares.

En consecuencia, habrá invasiones de organismos marinos en latitudes altas y elevadas tasas de extinción en los trópicos y los mares semicerrados, de acuerdo con el Panel Internacional de Cambio Climático (IPCC, 2015).

Con el calentamiento global que continuará más allá del siglo XXI habrá variabilidad interanual, decenal y regional; el Ártico se calentará más rápido que el resto del planeta y los continentes más rápido que los océanos.

Asimismo, en 2013, esta organización destacó que son relevantes las modificaciones que ocurren en las especies de flora y fauna, tanto en las áreas de distribución geográfica como en los patrones de migración y las interacciones con otras especies.

En este sentido, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) indicó en su página de Internet, que la temperatura de mares y océanos cambia el suministro de nutrientes de los ecosistemas marinos, la composición química del océano, los vientos y las corrientes oceánicas.

Además se producen eventos hidrometeorológicos extremos que afectan la distribución de alimento, los ciclos de reproducción y las migraciones de animales marinos, entre otros efectos sobre millones de especies que dependen del mar para obtener su alimento, incluidas las poblaciones humanas.