jueves, 23 de mayo de 2019

Ecología: el mundo se muere, queda poco tiempo y hay que actuar
dw.com

Ana María Hernández es la primera presidenta del IPBES, el organismo científico que dio a conocer esta semana el alarmante estado de la biodiversidad. DW habló con la colombiana sobre el estado de salud del planeta.

Spanien Ausgetrockneter Grund eines Stausees in Alcora (picture-alliance/AP Photo/F. Bustamante)


La noticia encendió todas las alarmas a principios de esta semana. El planeta puede perder entre 500.000 y un millón de especies de plantas y animales durante los próximos años, según la evaluación global de IPBES, una plataforma científica independiente que estudia el estado de la biodiversidad a nivel mundial. ”Hacemos evaluaciones que buscan dar mensajes contundentes para dar alternativas a los tomadores de decisiones”, dice en entrevista a DW, Ana María Hernández, presidenta de este organismo.

“Más de la mitad de las especies endémicas del Caribe y el 40 por ciento de las de Mesoamérica están en situación de riesgo”, lamenta la también jefa de asuntos internacionales del Instituto Humboldt de Colombia, apuntando a especies marinas y mamíferos.

El peligro también alcanza a los hábitats. “En Colombia todas las especies endémicas asociadas a los páramos están en riesgo”, agrega. Asimismo, lamenta la pérdida de la diversidad de papas y maíz en la región debido a que “cada vez que hacemos más hibridación con plantas comestibles debilitamos su expresión genética”, critica.

Otro dato destacado es la pérdida de cobertura forestal mundial que bajó de 4.280 millones de hectáreas a 3.990 entre 1990 y 2015. En el caso de América Latina y el Caribe, en estos datos se incluyen los recopilados en una evaluación de todo el continente americano que se dio a conocer el pasado año. “De acuerdo con la Evaluación de las Américas de IPBES, en comparación con la situación anterior a los asentamientos europeos, el 72 por ciento y el 66 por ciento de los bosques secos tropicales en Mesoamérica y el Caribe, respectivamente, el 88 por ciento de los bosques tropicales del Atlántico y el 17 por ciento de la selva amazónica de América del Sur se han transformado en paisajes dominados por el hombre”, explica.

Igualmente, el 40 por ciento de la población no tiene acceso a agua limpia y potable. “Algunas importantes ciudades en Sudamérica enfrentan severos episodios de escasez de agua durante algunos periodos de año”, comenta apuntando a Bogotá, Quito, La Paz, y Lima. Por otro lado, cerca del 75 por ciento de las principales reservas de peces se encuentran actualmente agotadas o sobrexplotadas. “Las especies de peces nativos del Caribe continúan disminuyendo por intervenciones como construcción de presas, contaminación y sobreexplotación”, lamenta.

Precisamente, estos dos últimos factores se encuentran entre las cinco causas directas de la pérdida de biodiversidad mundial, según apunta el informe. A ellas hay que sumarle el cambio de usos de la tierra y del mar, el cambio climático y las especies exóticas invasoras.


Infografik Evaluation Amerika SPA


Retos de futuro

El informe presenta varios escenarios, pero todo dependerá de “si seguimos haciendo las cosas como las estamos haciendo o si cambiamos los patrones”. En esto cobran relevancia los tomadores de decisiones, porque aunque los datos sean devastadores, aún queda espacio para la esperanza.

“Estamos viendo que el trabajo está sirviendo para la humanidad”, se congratula Hernández, recordando que aunque “hacemos recomendaciones para políticos, no somos prescriptivos”. No obstante, para la presidenta de IPBES existe un “reto global”.“Hay que adoptar enfoques transformativos”, en los que es necesario involucrar también al sector privado. Sin ellos, los desafíos serán difíciles de lograr, añade.

Mientras llegan las decisiones y los cambios, el organismo ya está trabajando en el nuevo programa que va hasta el 2030 “con evaluaciones que están revisando las problemáticas que se identificaron en la evaluación global”. Entre éstas se encuentran un documento técnico sobre cambio climático y biodiversidad y otro que vincula la biodiversidad y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), especialmente los asociados a la alimentación, el agua, salud y cambio climático.

“En este momento, clasificamos el panorama de las especies invasoras”, dice. “Todavía las estamos identificando, algunas son voraces”, agrega. América Latina alberga a más de un centenar de especies exóticas invasoras, entre ellas el pez león.

Además de investigar su comportamiento, la plataforma científica está estudiando el uso sostenible de la biodiversidad de las especies silvestres y está llevando a cabo una evaluación metodológica sobre cómo entender la biodiversidad para la sociedad, en cuestiones vinculadas con la economía.

Artensterben Schweinswal Vaquita (picture-alliance/dpa/C. Faesi/WWF)


América Latina presente

Es la primera vez que alguien de América Latina encabeza la plataforma. También es la primera vez que lo hace una mujer. “Eso es muy significativo en un mundo como el de la ciencia, donde los hombres han estado más al frente, pero en la última década ha empezado a haber una equidad de género”, considera.

La comunidad científica latinoamericana está participando en estas investigaciones, ya que además de contar con dos copresidentes, Sandra Díaz de Argentina y Eduardo Brondízio de Brasil, también hay expertos de México, Argentina, Venezuela y Colombia. Asimismo, “esta evaluación se abrió a recomendaciones dos veces por parte del público y recibimos comentarios muy útiles de México y Colombia”, subraya Hernández.


martes, 21 de mayo de 2019

ARGENTINA 

Nutrientes: uso responsable y eficiente
ellitoral.com

Durante dos días en Rosario, se discutió y se presentó información actualizada sobre suelos, aplicaciones y manejo de nutrientes para una agricultura sustentable en lo productivo, ambiental y social.

missing image file


A lo largo de dos días, disertantes nacionales e internacionales de reconocida trayectoria, se dieron cita para la edición número 14 del evento en el Centro de Convenciones Metropolitano en Rosario para discutir los aspectos más relevantes en cuanto al manejo de suelos y cultivos. De esta manera, el eje se centró en la aplicación de los llamados “4 Requisitos” para el de uso responsable de nutrientes: aplicación de fuente correcta en dosis, forma y momento correctos.

Abrió la primera jornada del simposio Jorge Bassi (Fertilizar Asociación Civil) quien se encargó de presentar la visión de la

industria de fertilizantes en cuanto a la actualidad y el futuro de un insumo clave para el desarrollo de la agricultura y el cuidado de los suelos. Se hizo un recorrido por la evolución del consumo de fertilizantes en los últimos años, y se mostraron las proyecciones para los próximos años, haciendo hincapié en alcanzar el escenario ideal de nutrición balanceada para una agricultura sustentable hacia el 2030.

Suelos: ¿Cómo estamos?

En el primer panel, Hernán Sainz Rozas, Nicolás Wyngaard y Nahuel Reussi Calvo (Unidad Integrada INTA-FCA Balcarce) presentaron la última actualización del mapa de fertilidad de Argentina surgido del convenio INTA-Fertilizar-Uralkali. Durante la presentación se observó la condición de propiedades centrales que hacen a la salud del suelo y su potencial productivo como la materia orgánica, la acidez, la disponibilidad de fósforo, bases y micronutrientes. Asimismo, se concluyó que el diagnóstico de la disponibilidad de nutrientes puede ser mejorado considerando, entre otros, los factores: potencial de rendimiento; textura del suelo; el potencial de mineralización del suelo y el efecto del cultivo antecesor. 

En el mismo panel, Andrés Grasso (Fertilizar Asociación Civil) presentó las respuestas al manejo de nutrientes que se observan en distintos sitios de la región pampeana y cuál es su impacto en lo productivo y lo económico. Así, demostró que los rendimientos de cebada sin fertilización alcanzaron los 3060 kg por hectárea, mientras que con una mejora por el manejo de la nutrición alcanzó rendimientos de 5335 kg ha, una mejora del 74%.

En la segunda parte de la mañana, Dorivar Ruiz Díaz (Universidad del Estado de Kansas, EE.UU.), presentó las herramientas de diagnóstico y recomendaciones para la fertilización de cultivos desarrolladas en el medio oeste de EE.UU., las principales novedades incorporadas desde la investigación para el uso a nivel de lote y ambiente, y los principales desafíos y oportunidades para productores, agrónomos, distribuidores y la industria en general.

Por la tarde, se presentaron las últimas novedades y recomendaciones de manejo de nutrientes en pasturas, trigo y cebada, soja y maíz con Elena Patrón (Consultora privada, Uruguay), Fernando García (Consultor privado), Fernando Salvagiotti (INTA Oliveros) y Gabriel Esposito (Facultad de Agronomía, UNRC). Cómo saber que tipo de fertilización permite llegar al mayor rendimiento y la mayor rentabilidad según el lote y región fue otro de los ejes y se enfatizó el diagnóstico para rendimiento y calidad, las dosis y formas y momentos de aplicación. En el caso de soja, se discutió si es necesario aplicar Nitrógeno o alcanza con la fijación biológica, siendo más recomendable la segunda opción. En maíz, se concluyó que la nutrición de maíces tardíos es semejante a la de tempranos.

missing image file


Aplicaciones y tecnología

El primer día cerró con Santiago Tourn (Unidad Integrada FCA-INTA Balcarce) y Andrés Méndez (Consultor) con una discusión que giró en torno a las correctas aplicaciones, los detalles referidos a la calibración, y cómo hacer aplicaciones en dosis variables.

Tourn presentó los resultados de la evaluación de aplicadores de fertilizantes y cómo se pueden corregir las fallas más comunes tales como la desuniformidad en la distribución y el ancho de labor inadecuado que resulta en los clásicos “franjeados” que se ven frecuentemente a nivel de lote. Asimismo, hizo referencia al impacto de la correcta regulación de fertilizadoras por proyección en el rendimiento en grano y el ingreso neto del cultivo de maíz.

Por su parte, Méndez habló sobre la evolución de los sistemas de aplicación para al Agricultura de Precisión (AP) y cómo mejorarlos. En una mirada de largo plazo, el consultor plantea que “El contratista argentino puede empezar a mutar de maquinaria clásica a maquinaria robotizada como sucede en algunos países de Europa, donde el dueño de estos equipos viaja con su camioneta y acopladito con varios robots que son manejados desde su celular”.

El segundo día comenzó con el panel de agricultura de precisión y las tecnologías de mañana. Agustín Pagani (Clarion) presentólas alternativas para implementar aplicaciones variables de nutrientes en cultivos extensivos. Francisco Damiano (Asesor privado) mostró las posibilidades del uso de satélites en agricultura y que nos puede proporcionar el SatCom. Cerrando este panel, Rodolfo Bongiovanni (INTA Manfredi) compartió su visión sobre la actualidad y el futuro de la robótica, el manejo de datos y la agricultura digital. Bongiovanni aseguró que los robots agrícolas van a replantear toda la mecanización. En ese contexto, Big Data e Internet de las Cosas serán fundamentales para el análisis de datos y para la toma de decisiones automatizadas.

Sustentabilidad y nutrición

El segundo panel de la mañana aborda los temas de intensificación para una agricultura sustentable y el rol de la nutrición. En primer lugar, Juan Pablo Monzón (CONICET, Unidad Integrada FCA-INTA Balcarce) señaló la opción de intensificar el uso de la tiera mediante la siembra de dos o más cultivos por año como cultivos dobles, cultivos de relevo y cultivos intercalados. Luego, Gervasio Piñeiro (Facultad de Agronomía, UBA) habló de cómo los cultivos de servicios pueden utilizarse también para nutrir el sistema, ya que por un lado pueden nutrir el suelo y formar materia orgánica, pueden capturar nutrientes que de otro modo se perderían y pueden ser usados también para nutrir directamente a los cultivos de renta subsiguientes.

El cierre del panel estuvo a cargo de Carolina Sasal (INTA Paraná) que expuso sobre los problemas y riesgos ambientales actuales de nuestra agricultura; “en los últimos 10 años, algunos estudios identificaron altas concentraciones de Nitrógeno y Fósforo que llegan a cursos de agua provenientes de los sistemas de producción actuales. Esto indica la necesidad de modificar prácticas para reducir riesgos ambientales y reducir pérdidas de nutrientes”, fue la conclusión de la presentación.

El Simposio 2019 finalizó por la tarde del segundo día con el panel de Nutrición para alta productividad y rentabilidad en ambientes saludables con el panorama de las últimas herramientas para la nutrición de cultivos surgidas en los últimos años a cargo de Gustavo Ferraris (INTA Pergamino, Buenos Aires), el manejo de aplicaciones foliares a cargo de Cesar Quintero (Facultad de Ciencias Agrarias, UNER) y la búsqueda de la respuesta a la pregunta ¿Hay una receta para la fertilización perfecta? a cargo de Martin Díaz Zorita (Fertilizar Asociación Civil). Al cierre, los 10 mensajes del Simposio Fertilidad 2019 dejaran las principales conclusiones de “Conocer más, crecer mejor”.

viernes, 17 de mayo de 2019

Una superficie como un campo de fútbol se erosiona cada cinco segundos
elpais.com


La agricultura intensiva, el monocultivo, el sobrepastoreo, la expansión urbana, la deforestación y la industria destruyen cada vez más el suelo, un recurso que tarda 1.000 años en crecer un centímetro


Alumnos de una escuela de Rumuso, en Tanzania, utilizan hojas secas para cubrir el suelo y evitar la erosión del terreno.

Está ahí, justo bajo los pies, pero subyacente en el sentido amplio de la palabra. Bajo los cimientos de las casas, los cines y las fábricas, sustentando las carreteras que llevan a las playas, nutriendo a los alimentos exquisitos, acunando los lagos y ríos.., pero la función de este recurso, no renovable, va más allá. "Los niños que han tenido la dicha de jugar con el suelo saben un poco lo que es, pero los de la ciudad no tanto. Y es nuestro aliado silencioso, la mayoría de la comida se produce ahí, y también es un almacén natural de carbono, asume más que la vegetación terrestre y la atmósfera juntas, y eso es importante contra el calentamiento global. 

Además de aguardar microorganismos que proporcionan biodiversidad", resume con brevedad Ronald Vargas, secretario de la Alianza Mundial por el Suelo, consciente de que este recurso natural no capta tanta atención como el agua en el mundo. Pero defiende su importancia durante el Simposio mundial de sobre la erosión del suelo, un evento celebrado esta semana en la sede de la Organización Internacional de la Alimentación y la Agricultura (FAO) en Roma que reúne a cerca de 500 científicos, gobernantes y sociedad civil para generar conocimiento, buenas prácticas y guías para gestionar políticas.

En las presentaciones se enumeran datos como que es un recurso que tarda cerca de 1.000 años en crecer un centímetro o que una superficie equivalente a un campo de fútbol se erosiona cada cinco segundos. "El planeta se encuentra en una situación que podría conducir a la degradación de más del 90% de todos los suelos de la tierra para 2050", ha señalado en la inauguración Maria Helena Semedo, directora adjunta de la FAO. 

Una degradación que puede venir tanto de la erosión como de la polución, la acidificación, la salinización o la pérdida de carbono orgánico y de diversidad, entre otros tipos de desgaste. Además de las lluvias torrenciales, el viento, los terremotos, las sequías, los tsunamis, los incendios y otras cuestiones también vinculadas con el cambio climático; el hombre, la acción del hombre, su dominio sobre la tierra, literal, incide en su destrucción a través de la agricultura intensiva, la labranza, el monocultivo, el sobrepastoreo, la expansión urbana, la deforestación y las actividades industriales y mineras, según informa la FAO. "Esto puede provocar pérdidas en el rendimiento de los cultivos de hasta el 50%", ha asegurado Semedo.

Este encuentro se celebra por tercer año consecutivo después de haber celebrado otros dos anteriores que han versado sobre el potencial agrícola y medioambiental del carbono en el suelo, o la contaminación, que se desprende al agua, el aire o la comida. "Este año nos centramos en la erosión, su reducción es de hecho la primera de las 10 directrices establecidas para su gestión sostenible. Los próximos años trataremos lo que supone para mejorar la biodiversidad y los nutrientes que proporciona. Tenemos que priorizar su cuidado porque bajo el suelo está el gran reservorio del agua dulce en el mundo. El 90% del 0,5% que es accesible sigue estando bajo nuestros pies", ilustra Eduardo Mansur, director de la división de Agua y Tierra de la FAO, que refiere también que la erosión, además de limitar la producción de alimentos, degrada los ecosistemas o afecta al suministro de agua, daña las infraestructuras urbanas y puede contribuir a la pobreza y las migraciones. "Sin oportunidades, los desplazamientos son obligatorios porque no sobrevives", apunta.

La búsqueda de consenso científico, los métodos de evaluación de este tipo de degradación del suelo o el diseño de recomendaciones para ser enviadas a los Gobiernos son algunos de los ámbitos que se trabajan en este encuentro. "El conocimiento está, la voluntad política, no siempre", ha declarado contundente en el encuentro el ministro de Agricultura de Uruguay, Enzo Benech. "Esto no se resuelve con marcos regulatorios que no se cumplen, el uso responsable del recurso se resuelve con conciencia de todas las sociedades. (...) 

Es un trabajo que debe ser remunerado adecuadamente y se tiene que valorar la actividad como esencial para la humanidad", ha pronunciado en el encuentro, en el que ha definido a su "pequeño" país como un "laboratorio" por sus planes de uso y manejo del suelo. "Uruguay tiene una política interesante. Igual que un arquitecto diseña una casa, en el país hay un agrónomo que estudia el territorio y determina en qué zonas se puede cultivar, cuál es para bosque, cuál se puede preservar... El Gobierno aprueba esos planes, cuenta con un sistema de monitoreo y los agricultores pueden ser multados si no se cumple", explica Vargas.

Para otros lugares del mundo, en los que la obtención de datos del terreno es más compleja, la estructura de explotación no está diseñada u otras cuestiones, Vargas recomienda cinco formas de proteger al suelo de la erosión que pueden ser válidas para casi todos los terrenos y climas: "De lo más importante es que siempre tenga una cubierta vegetal, aunque sean cultivos. Para que no quede expuesto al impacto de las gotas de lluvia o el viento. También se recomiendan obras biomecánicas en zonas de pendiente, para que el agua no se lleve los nutrientes del mantillo", señala el también experto de la FAO, que añade minimizar la labranza y utilizar maquinaria adecuada para que no compacte el suelo y se produzcan escorrentías; la rotación de cultivos; y la adición de materia orgánica al suelo como rastrojos o estiércol. 

Algunas son técnicas que pueden llegar a sonar ancestrales, y que en la agricultura tradicional también se usa y son valoradas por los participantes al encuentro. No obstante, Vargas alerta de que en muchos países, los agricultores apenas cuentan con asesoramiento y lo piden en las tiendas de agroquímicos. "Este es uno de los grandes problemas a los que nos enfrentamos", concluye.

martes, 14 de mayo de 2019

Producción cervecera con energía eólica
baenegocios.com

La empresa Quilmes firmó un acuerdo con Central Puerto para abastecerse de energía desde el parque eólico en Achiras, provincia de Córdoba, el cual le permitirá utilizar 100% de energía proveniente de fuentes renovables para comienzos del 2020. El acuerdo por la compra de energía a veinte años implica una inversión total de u$s283 millones y creará 700 nuevos empleos. El parque eólico Budweiser contará con 21 molinos.



lunes, 13 de mayo de 2019

ARGENTINA

Alerta en Mendoza por más muertes de cóndores
lanacion.com.ar


Imagen de un condor a modo ilustrativo

lunes, 11 de marzo de 2019

Olores para revitalizar el medio rural
ambientum.com

En 1994, un incendio forestal arrasó parte de la comarca del Vallès Oriental, en la provincia de Barcelona. Entre otras, el fuego se llevó por delante la finca de Pilar Comas, en Riells del Fai, así como la vivienda que alojaba. El suelo abrasado perdió su vegetación y también tres fuentes de agua en las que la flora y la fauna se apoyaban.


Medio rural

Ante la nueva situación, la propietaria decidió sustituir sus cultivos, sobre todo, árboles frutales y otras especies, por plantas aromáticas mediterráneas: con gran capacidad de adaptación al terreno, reducida necesidad de agua y muy capaces de mantenerse en modo ecológico por su resistencia a las plagas.

De este paso, muy influido por la necesidad, surgió Vall de Ros, el piloto de una red de Parcs de les Olors que hoy en día cuenta con más de una veintena de emplazamientos en otras tantas comarcas catalanas.

Los impulsores de la «xarxa», red en catalán, pronto tuvieron claro el objetivo de su proyecto, que, al mismo tiempo y desmenuzado, se convertiría en su sustento económico.

Esta franquicia social, así denominan a la figura bajo la que funcionan, busca «ofrecer al campo una estrategia innovadora para mejorar las condiciones del patrimonio rural y, especialmente, de las personas que se ganan la vida en él».

Cuatro pilares

La organización propone un desarrollo rural sostenible muy dirigido a espacios marginales pero accesibles y con cierto valor paisajístico. En ellos nace cada Parque de los olores. Y con cada parque, una oportunidad para el campo. La red basa su mantenimiento y crecimiento en cuatro pilares.

El primero, la producción de plantas aromáticas y medicinales, siempre bajo las normas de la agricultura ecológica y buscando la especialización en cada lugar, la especie que mejor se adecue a las características del terreno.

El segundo cumple la meta de la divulgación. Institutos, grupos y particulares se acercan a estos enclaves para conocer el terruño, sus usos tradicionales, todo aquello que ofrece el medio rural y también lo que necesita para sobrevivir sin perder su esencia.

En las visitas también se aprende sobre el procesado de las plantas aromáticas para elaborar productos cosméticos naturales, medicinales y culinarios que Parc de les Olors comercializa tanto en las tiendas de sus espacios como en otros establecimientos.

El cuarto camino que la «xarxa» transita en busca de la viabilidad, es el de la I+D, que combina programas que van desde la recuperación de plantas endémicas, como el trabajo que han hecho con una especie de tomillo que solo se da en la Península Ibérica, hasta el desarrollo de maquinaria y equipos especializados.

Todo ello, destaca la red, se consigue gracias al poder de la colaboración. El modelo de parques da la oportunidad a multitud de pequeños agricultores de labrarse un futuro en su medio rural, y la gestión y comercialización de su producción se organiza igualmente de forma cooperativa.

Fuente: La Razón / Víctor Negro

miércoles, 20 de febrero de 2019

Cómo Holanda logró su primera cosecha de banano sin usar tierra
bbc.com

"Es la primera cosecha de banano en Holanda. Jamás se había producido en este país en esa escala".

Planta de banano con frutas en diferentes etapas de maduración


La fruta que el científico Gert Kema obtuvo en su laboratorio es única. Y no solo por ser la primera producida en suelo holandés.

Kema logró su cosecha sin usar tierra, en un intento por combatir uno de los grandes enemigos de las plantaciones de banano: el llamado "mal de Panamá" , causado por un hongo que se transmite en el suelo.

La enfermedad "es una amenaza para la producción mundial de banano", señaló a BBC Mundo Kema, profesor de patología de plantas tropicales en la Universidad de Wageningen, en Holanda.

"Así quelo que hicimos fue sacar al banano del suelo. Y las plantas crecieron muy bien con la aplicación de nutrientes".


Fibras de coco y roca

Kema cultivó 60 plantas de banano en invernaderos.

Y en lugar de tierra utilizó dos tipos de sustratos, fibra de coco (que se obtiene de la cáscara del coco) y lana mineral o de roca (fibras obtenidas de roca basáltica).
Gert Kema en el laboratorio mirando hojas prensadas de una planta de banano infectada


De esta forma Kema evitó la presencia del hongo que causa el mal de Panamá.

"No se trata de bananas hidropónicas porque las raíces no están en una solución en base a agua", señaló el científico.


"Agregamos nutrientes a través de irrigación por cuenta gotas".

Banano cultivado en la Universidad de Wageningen


Cultivar bananas en un medio artificial permite controlar cada aspecto del proceso y evita pérdida de nutrientes, de acuerdo a Kema.

"Es un ejemplo de agricultura de precisión, que permite crear una separación mayor entre las plantas para que reciban más luz y maduren más rápido".

Amenaza

Las bananas son un alimento esencial en la dieta de cerca de 400 millones de personas en el mundo, según la Universidad de Wageningen.

Y hasta ahora no ha sido posible contener la expansión del mal de Panamá o fusariosis del banano, que viene afectando fundamentalmente a países en Asia y África.

La enfermedad, que lleva el nombre de Panamá porque fue detectada allí por primera vez, aniquiló la banana más exportada en los años 50, la variedad Gros Michel.

El mal de Panamá es causado por el hongo Fusarium oxysporum. Es un patógeno muy difícil de combatir porque nace en la tierra y se propaga muy fácilmente con el agua y las partículas de barro, especialmente gracias a zapatos sucios, ropa y herramientas sucias. El mal no puede ser controlado con fungicidas.
Plantas de banano infectadas por el hongo Fusarium oxysporum


Tras la desaparición de la banana Gros Michel, los productores se centraron en otra especie llamada Cavendish, más pequeña y menos sabrosa, pero más resistente y también más apta para exportaciones al no ser tan susceptible a golpes.

Sin embargo, las bananas Cavendish no son resistentes a variantes del hongo denominadas TR4 o raza tropical 4.

La remota plantación que podría tener la clave para ganar la batalla y salvar las bananas del mundo
Pruebas en Filipinas

¿Podría el método de Kema ser aplicado a mayor escala, incluso en América Latina?

"Potencialmente sí, la plantación en sustratos ya se usa mucho en horticultura, por ejemplo en tomates y pepinos", señaló el patólogo vegetal a BBC Mundo.
Lana de roca


"Creo que este método tiene mucho potencial y permitirá evitar pérdidas por enfermedades o pestes".

"Podría contribuir al manejo del mal de Panamá y de otras enfermedades transmitidas por el suelo que amenazan la producción mundial".

Chiquita, la empresa suiza de producción y distribución de banano, expresó interés en el trabajo de Kema.

"Realizamos una prueba en Filipinas en estrecha colaboración con Chiquita", señaló Kema a BBC Mundo.

"Esperamos realizar otros tests, aún no hemos decidido donde. Y nos interesaría mucho hacer pruebas en alguna región del mundo afectada por el hongo TR4".