viernes, 13 de octubre de 2017

ESPAÑA

Senderos de transición en agricultura
blogs.publico.es



Es un hecho que debemos disminuir nuestra desbocada huella ecológica. Nuestra actividad productiva es una de las causas de esa huella. Producir implica extraer recursos, transportarlos, transformarlos, distribuirlos, consumirlos y gestionar los residuos que se van generando de todos estos pasos. Desmaterializar la producción, como pretenden algunos economistas, para desligar el crecimiento económico, de recursos físicos, es en muchos casos imposible.

La producción de alimentos no se puede desmaterializar y es una actividad que se desarrolla en buena parte de la tierra emergida, según datos de la FAO, un 38 % de ésta. Este porcentaje incluye tanto pasto para producción animal, más del 60%, y lo que sería tierra cultivada, propiamente.

El paisaje agrario ha sido el fruto de una larga relación entre la humanidad y el territorio. Ese paisaje es la manifestación visible de un recurso de naturaleza híbrida que tiene un sustrato físico y otro eminentemente cultural y localizado. Este tipo de relación todavía existe y da de comer, al menos al 50% de los seres humanos, según estimaciones bastante contenidas.

Entraría dentro de la categoría de la agricultura de subsistencia. Una modalidad de agricultura que en nuestro marco europeo ya no existe. Nuestro modelo, de país rico, es resultado de los cambios   producidos a partir de mediados del pasado siglo y que generó la llamada revolución verde.

Esta revolución ha logrado incrementar la producción por superficie a costa del incremento significativo del uso de insumos como fertilizantes, fitosanitarios, energía, maquinaria y de la mejora genética. Es un modelo que ha acabado simplificando mucho la forma de producir alimentos. La producción se industrializa, deslocaliza, y se des-territorializa culturalmente.

El agricultor ya es empresario agrícola especializado en uno o muy pocos cultivos y el alimento pasa a ser un producto más que cotiza en mercados financieros. Este sistema encaja muy bien en el mercado y externaliza los costes ambientales que se traducen en un deterioro evidente de los agroecosistemas naturales porque se consume más energía física que la que contiene el alimento.

Podemos concluir, -excluyendo la agricultura de subsistencia, que aún se mantiene en muchos lugares- que hemos pasado de un modelo de producción de alimentos a otro de producción de mercancías comestibles”. Y es la reversión de esta situación la que debemos abordar con urgencia. Es realmente urgente invertir en una agricultura resiliente, clave para garantizar la soberanía alimentaria, especialmente por el importante rol que juega la agricultura en la mitigación y adaptación al cambio climático.

Los tres recursos más amenazados a nivel global por la actividad agrícola, son: agua, suelo y biodiversidad. En relación a ellos, unos apuntes:

Agua - Se debe ir a un consumo ajustado a la disponibilidad real. El principal consumidor, por encima del 70- 80 % de todo el consumo de agua, corresponde al regadío. A pesar de que muchas cuencas hidrográficas son deficitarias, el regadío sigue creciendo. Las modernizaciones de regadío, en general, no reducen el consumo. Ese consumo de agua por encima de las disponibilidades conlleva sobreexplotación y salinización de acuíferos, desecación de lagunas y zonas húmedas, pérdida de biodiversidad…

Suelo - Hay que tomar medidas para evitar las toneladas de tierra fértil que se pierden cada año por las prácticas de cultivo a suelo desnudo. Y pérdida de suelo fértil por el urbanismo. Esta pérdida por el urbanismo desaforado es aún más grave que la pérdida por erosión. Nuestro modelo de desarrollo y de ocupación del territorio ha supuesto la destrucción de muchas hectáreas de nuestros mejores suelos (Vegas, litoral). Entretanto, no existe una figura de protección para los suelos agrarios. Desde el punto de vista social, económico y medioambiental, es una aberración.

Pérdida de biodiversidad - Se ha perdido a lo largo del Siglo XX más del 90 % de la biodiversidad agrícola. En los años 60 y primeros 70, se localizaron 368 variedades de melones cultivadas en España. Hoy hay 10 o 12 variedades nada más. Se han perdido cientos de variedades de frutas, de hortalizas. Lo mismo con las razas ganaderas. Eso nos hace mucho más frágiles frente a incidencias como plagas, enfermedades o frente al cambio climático.

Asimismo, hay un problema en cuanto al crecimiento de la ciudad, y es que ha desplazado del suelo urbano la mayor parte de las actividades relacionadas con la Producción de Alimentos. Desde una perspectiva global, la producción de alimentos es uno de los retos que debemos afrontar en las dos próximas décadas según todos los informes FAO y publicaciones internacionales. La soberanía y seguridad alimentarias también son importantes en las ciudades ya que en es en ellas donde vivimos y viviremos la mayor parte de la población mundial.

Se hace necesario fomentar la agricultura urbana en todos los distritos y barrios de las ciudades. Este puede ser un elemento de socialización, educación, activismo o de subsistencia, como ocurre en algunas áreas urbanas del país más rico del mundo, donde estos huertos sirven para combatir los “Food Desert” (desiertos de alimentos frescos). Una relocalización de la producción implica conservar, cuando no recuperar y potenciar la agricultura periurbana.

Es importante que nuestros hijos se acostumbren a ver y cuidar jardines comestibles. Es importante que tomemos conciencia de lo importante de la producción de alimentos a nivel local y la importancia de lo que se obtiene con ello: se limita la pérdida de suelo, su impermeabilización y el gasto en energía fósil relacionado con la producción de alimentos deslocalizada, se fomenta la economía local…, y se disminuyen las huellas ecológica e hídrica de nuestras ciudades.

La estrategia debería ser consensuada y la planificación debería realizarse para el medio y largo plazo. Con medidas que protejan a los pequeños agricultores, porque hace ya tiempo que se constata la destrucción de la agricultura familiar. El número de explotaciones ha descendido (23,2% entre censo y censo 1999/2009) y sigue descendiendo. Así como se constata una grave pérdida de patrimonio cultural, construido, etc…

Parte de las inversiones en  infraestructuras agrarias y modernización de explotaciones debieran ir hacia ellos  y no mayoritariamente al regadío (infraestructuras) e inversiones en maquinaria y otros. Esto es así porque es más fácil, visible y rentable electoralmente, hacer infraestructuras y comprar tractores que dinamizar proyectos de Grupos de Desarrollo Rural con vistas a conseguir un sistema de producción más sostenible y resiliente.  En Andalucía, los niveles de desempleo en los municipios rurales son superiores al 50%. Y se precisa una política activa contra el despoblamiento.  Y también una política estratégica frente al cambio climático y de conservación del patrimonio natural y la biodiversidad. Y estas estrategias se suman.

Todo esto que planteo, implica debatir, convencer y establecer “senderos de transición”. Con Planes de Desarrollo Comarcal participativos basados en el “capital territorial” de cada zona (capital natural + capital construido + capital humano + capital social).

jueves, 12 de octubre de 2017

ARGENTINA

Avanza la creación del Parque Nacional Traslasierra
lmneuquen.com

Protegerá una porción del Chaco seco, una de las ecorregiones más amenazadas a nivel mundial.

Avanza la creación del Parque Nacional Traslasierra


Avanza el Parque Nacional Traslasierra que se ubicará en las 105.000 hectáreas de la estancia cordobesa Pinas con el objetivo de proteger tanto la biodiversidad como su patrimonio histórico.

Se estima que en el predio hay vestigios de la cultura de los comechingones y fue propiedad del político y periodista Lisandro de la Torre.

Ubicado en los departamentos Minas y Pocho y limitando al oeste con La Rioja, el Parque Nacional Traslasierra protegerá una porción del Chaco seco, una de las ecorregiones más amenazadas a nivel mundial, de las menos conocidas por los ciudadanos y -quizás por eso- en un serio estado de fragilidad.

Además, su localización resulta estratégica para el turismo y la conservación de la naturaleza: por un lado es clave para conformar el Corredor Biogeográfico del Chaco Árido ya que se ubica cerca del Parque Provincial Chancaní de 5.000 hectáreas y de la Reserva de Uso Múltiple Salinas Grandes, de 196.000.

Por otro lado, también ocupa un papel protagónico en el Corredor de Conservación y Turismo del Norte de Córdoba, junto con el futuro Parque Nacional Ansenuza y el Parque Nacional Quebrada del Condorito, un área protegida ya posicionada y reconocida por los ecoturistas.

Según un equipo de biólogos de la Universidad de Córdoba que estudia la zona, a causa del hermetismoque siempre reinó alrededor de esta estancia, la información disponible no es abundante pero alcanza para saber que es indispensable convertirla en parque nacional para garantizar su conservación.

Prueba de ello es que además de albegar 161 especies de aves, 24 de mamíferos y 30 de reptiles, en Pinas acaba de ser descubierta una especie que nunca había sido detectado en Córdoba y que está catalogada en peligro de extinción a nivel global: el pecarí chaqueño, Catagonus wagneri.

A esto se le suma un escenario que paradójicamente contribuyó a la conservación de la naturaleza en la estancia: por estar ubicada en una zona con poca agua, la producción agropecuaria se limitó a ganadería de baja intensidad (pocas cabezas por hectárea), así que no sufrió los cambios en el suelo ocurridos en otras partes de la Provincia como consecuencia de los avances tecnológicos y las demandas del mercado.

Todas estas características hacen que la estancia Pinas se encuentre en inmejorables condiciones de conservación y sea el momento justo para darle la máxima protección posible a un territorio, como lo es la categoría de parque nacional.

Un equipo interdisciplinario participa en el Consejo Asesor Técnico de esta iniciativa y, a la vez, la asociación Aves Argentinas realiza trabajos de educación ambiental y capacitación para el turismo de naturaleza en las comunidades vecinas.

"Desde Aves Argentinas apoyamos la concreción del Parque Nacional Traslasierra y esperamos que se realice en un futuro cercano para proteger de forma efectiva una ecorregión tan olvidada como lo es el Chaco seco", sostuvo un comunicado.

La Argentina posee 33 parques nacionales que significan cerca de 3,8 millones de hectáreas protegidas y un 4% del territorio.

El proyecto de ley del PN Traslasierra se presentó en julio de 2017 en la legislatura cordobesa; la ley provincial que cede la jurisdicción a la Administración de Parques Nacionales fue aprobada por unanimidad el 20 de septiembre.

miércoles, 11 de octubre de 2017

MEXICO

Crean biofertilizante a partir de algas de ecosistemas costeros 
20minutos.com.mx

El investigador del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la UNAM, Martín Soto Jimémez, trabaja en un proyecto para aprovechar el exceso de algas que afecta a los ecosistemas costeros para crear un fertilizante orgánico de uso rural.

La propuesta del científico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) es cosechar los florecimientos macroalgales, aprovechar su capacidad de concentrar elementos disueltos como nitrógeno, fósforo, hierro, cobalto, zinc o níquel en el líquido y aplicarlos en la producción de frutos agrícolas para lograr un rápido crecimiento.

El ingeniero en alimentos explicó que al crear un biofertilizaante a partir de los florecimientos algales es posible brindar a las plantas una cantidad óptima de nutrientes y al mismo tiempo, compuestos orgánicos activos como las fitohormonas, las cuales aceleran y regulan el crecimiento de la siembra.

“Además, esto se traduce en algo positivo para el entorno costero, porque al retirar el exceso de biomasa permitimos que el sistema respire y destine el oxígeno a otras actividades, en vez de gastarlo en la degradación de materia orgánica”.

Además de los impactos ecológicos, los beneficios del proyecto también son económicos, pues con este biofertilizante los campesinos podrán desechar los abonos químicos y sembrar alimentos orgánicos, los cuales tienen un precio de mercado mucho más elevado.

“Un plus es que la aplicación continua y prolongada de estas sustancias devolverán sus riquezas a la tierra, porque le estamos proporcionando materia orgánica y micronutrientes indispensables. Así, la ganancia es ambiental y monetaria. Ésa es nuestra apuesta”, indicó para UNAM Global.

Hasta el momento, el universitario ha logrado producir algunos litros de concentrado de biofertilizante a partir de este método, sin embargo, para que su propuesta funcione requiere generar cientos a la semana y para lograrlo se inscribió a la convocatoria de Problemas Nacionales del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

“El objetivo es obtener recursos para instalar una planta piloto. El plan es aprovechar esta infraestructura en las mismas comunidades costeras, es decir, no centralizarla en una gran compañía, sino erigir pequeñas unidades de producción en pueblos de Sonora y Sinaloa que dependan tanto de la siembra como de la pesca. Ése es el reto”.

En contraste con otros productos orgánicos, el investigador detalló que las algas son un fertilizante neto que no contiene bacterias ni acarrea malezas y su precio es más bajo.

Explicó que la instalación de pequeñas plantas en comunidades costeras representaría una manera de atacar los florecimientos macroalgales, los cuales, representan pérdidas para los pescadores porque provocan la muerte entre los cardúmenes, y para el turismo ya que esas costras de biomasa muerta restan atractivo al mar y generan malos olores.

“De alguna manera el impacto también es social porque de ponerse en marcha nuestra propuesta crearía fuentes de empleo y mejoraría los ecosistemas costeros”, indicó. Señaló que el siguiente paso es aplicar el biofertilizante en campos de cultivo y demostrar que es viable y positivo para los agricultores y los consumidores, quienes tendrán acceso a frutos libres de fertilizantes sintéticos.

martes, 10 de octubre de 2017

Plantas en el Amazonas, alberga a 14.003 especies
lostiempos.com



La región amazónica alberga 14.003 especies de plantas. Así lo revela un nuevo estudio, realizado por un equipo internacional de científicos en el que participa una investigadora del Real Jardín Botánico-CSIC, y que proporciona una base sólida para futuras investigaciones sobre la ecología, evolución y conservación de la biota de una de las regiones más ricas en biodiversidad de la Tierra.

La cuenca del Amazonas es uno de los puntos calientes de biodiversidad del planeta. Conocer cuántas plantas viven en ella ha sido siempre un tema de gran interés y debate, pero que hasta ahora no se había abordado de manera rigurosa.

Anteriormente, se habían realizado estimaciones sobre el número de plantas con flores que iban desde las decenas a los cientos de miles de especies. Pero, ¿cómo podemos estimar mejor la diversidad en este lugar icónico? Los datos de referencia son fundamentales para tomar decisiones importantes sobre qué y cómo conservar grandes reservorios de biodiversidad como el Amazonas, así como investigar los procesos que genera esa extraordinaria riqueza de especies.

Un estudio realizado por un equipo internacional de científicos cataloga 14.003 especies de plantas con semillas (plantas con flores y cícadas) conocidas para la región amazónica, a partir de datos verificados de colecciones botánicas incluidas en herbarios y museos de diferentes países.

Según el trabajo, publicado en la revista PNAS, casi la mitad de las especies de plantas amazónicas son árboles (6.797), un número inferior al estimado en trabajos previos usando modelos ecológicos. Las hierbas, arbustos y epífitas (plantas como las orquídeas que viven sobre otras plantas) son igualmente diversas en esta región, pero a menudo se pasan por alto en los estudios de diversidad de bosques tropicales.

Verificación taxonómica

“Recursos como esta lista de plantas taxonómicamente verificada proporcionan una base sólida para estudiar y ayudar a predecir la respuesta de estas vastas comunidades boscosas al cambio climático y otras perturbaciones ambientales”, señala la investigadora del Real Jardín Botánico-CSIC Ricarda Riina, quien ha destacado el valor científico de este trabajo por ser la primera lista disponible de todas las especies de plantas amazónicas verificada taxonómicamente.

“Es una publicación basada en décadas de trabajo investigador de cientos de botánicos de todo el mundo. Además, este estudio muestra cómo la infraestructura de las colecciones de los museos y las personas que trabajan en ellas, con una colaboración entre países, son esenciales para lograr conocer la flora de regiones hiperdiversas del planeta como es el caso de la cuenca Amazónica”, enfatiza la científica.

“Al establecer una base de datos taxonómicamente verificada para las plantas amazónicas, tenemos una referencia sólida para proponer estrategias de conservación, pero también para los estudios posteriores sobre la evolución y la ecología de estos extraordinarios y maravillosos bosques", añade la investigadora.

lunes, 9 de octubre de 2017

ESPAÑA

La peor sequía de los últimos 20 años
estrelladigital.es

La sequía golpea con fuerza. El agua embalsada cae al 38,9% de la capacidad total, Galicia decreta la alerta en la mitad de su territorio y Castilla y León declara la pérdida del 70% del cereal

Vista del caudal de uno de los ríos gallegos afectados por la sequía.


España afronta la peor sequía de los últimos veinte años y Galicia es una de las zonas más afectadas. Las reservas hídricas han caído al 38,9% de la capacidad total de los embalses, un registro que sólo fue superado por el periodo de sequía que se vivió entre 1992 y 1995, cuando las reservas llegaron a caer hasta el 26,4%. Esta actual situación se debe a que este año ha llovido poco y mal.

El 2017 es el año más seco de la historia, ya que las lluvias han estado en un lugar tan húmedo como la cuenca del Miño-Sil un 40% por debajo de la media, según Francisco Marín, el presidente de la Confederación Hidrográfica. El principal objetivo de los ayuntamientos es extremar el cuidado en el uso del agua en fuentes y en otros elementos decorativos, así como no malgastar el agua.

La comunidad autónoma de Galicia lleva desde enero de este mismo año en prealerta, por culpa de la sequía y, el pasado martes 3 de octubre, se decretó la alerta en toda la demarcación Miño-Sil. Este viernes se ha procedido a hacer lo mismo en seis zonas de Galicia, así como en las provincias de A Coruña y Pontevedra.

Otra comunidad autónoma afectada es la de Castilla y León, donde la sequía lleva un año en Valladolid, y mantiene bajo mínimos los embales de la Cuenca del Duero. Las cuencas del Duero junto al Tajo, se encuentran al 32,2% y al 40,8%. La principal afectación se encuentra en la agricultura, donde se declara la pérdida del 70% de la cosecha del cereal.


Captura de pantalla 2017-10-06 a las 13.29.20

Las otras dos cuencas más afectadas

Las cuencas más afectadas son las que primero suelen sufrir la escasez. Se trata de las cuencas del Júcar, con un 26% de los recursos disponibles y la del Segura, con un 14,3%. Pero la cuenca del Segura tiene el inconveniente de suministrarse del Tajo-Segura, ya que la sequía afecta a la cuenca cedente. En Castilla-La Mancha tampoco ha llovido y no quieren ceder más agua en el siempre polémico Trasvase Tajo-Segura. Además, el Guadalquivir se encuentra bajo mínimos y la cuenca del Ebro también ha cruzado el umbral de reservas por debajo de la mitad de la capacidad, con el 44,2%.

El consumo de agua sube un 2% en Madrid y los embalses están al 61%

El municipio de Madrid inicia el nuevo año hidrológico 2017-2018 con un volumen de agua almacenado de 576,1 hectómetros cúbicos, que se sitúa 11 puntos por debajo del volumen de hace un año, cuando las reservas de agua embalsada eran de 684,4 hectómetros cúbicos, según datos de Canal de Isabel II.

La sequía comenzará a ser objeto de debate político la próxima semana, con una interpelación de la senadora socialista Elena Víboras a Isabel García Tejerina, la ministra de Medio Ambiente. La parlamentaria acusa al Gobierno de "cruzarse de brazos mientras seis cuencas de Galicia y las del Júcar, Segura y Duero están en alerta mientras que otras están en prealerta".

viernes, 6 de octubre de 2017

La Ciudad de Buenos Aires ya cumplió el 30% de su objetivo contra el cambio climático para 2020
noticiasambientales.com.ar

La ciudad desarrolló una serie de políticas ambientales que permitió evitar la emisión de 469 mil toneladas de dióxido de carbono durante 2017




El Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad, a través de la Agencia de Protección Ambiental y diferentes áreas del Gobierno, desarrolló una serie de políticas ambientales que permitió evitar la emisión de 469.145 toneladas de dióxido de carbono equivalente durante 2017.

Este número representa el 30% de la reducción prevista para 2020 en el Plan de Acción frente al Cambio Climático 2016-2020 que propone una reducción del 10% del total de las emisiones proyectadas para ese año.

"Impulsamos políticas ambientales para mitigar los efectos del cambio climático. Realizamos grandes progresos en los sectores con mayor incidencia como es la energía, los residuos, el arbolado y el transporte" explicó Eduardo Macchiavelli, Ministro de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad.

En lo referido a energía, se desarrollaron diversos proyectos apuntados tanto a eficiencia energética (reemplazo de semáforos tradicionales y luminarias del alumbrado público por LED, y recambio de lámparas LED en autopistas urbanas); como en energías renovables (instalaciones fotovoltaicas en distintos lugares de la Ciudad, como en edificios públicos y el Metrobus). La reducción del sector ha sido de 28.965 tnCO2eq.

En adelante, se sumarán el recambio de luminarias en edificios públicos, el canje de lámparas de poca eficiencia por LED a los vecinos de barrios vulnerables, y la colocación de nuevas instalaciones fotovoltaicas. El objetivo es que para el 2019, la ciudad sea 100% LED.

jueves, 5 de octubre de 2017

ARGENTINA

Armstrong genera su propia energía renovable
airedesantafe.com.ar

La ciudad estrenó una planta fotovoltaica con una potencia instalada de 200 kw para abastecer la energía de sus viviendas, que se suma a la red inteligente de esta localidad.


La ciudad de Armstrong, ubicada a unos 250 kilómetros de Santa Fe y 90 al oeste de Rosario, estrenó una planta fotovoltaica con una potencia instalada de 200 kw para abastecer la energía de sus viviendas, que se suma a la red inteligente de esta localidad.

La red convencional convivirá con la red inteligente y esta última será la encargada de administrar la inyección de energía renovable, integrando la energía eólica y solar en el tendido eléctrico. El proyecto apunta a promover la participación activa de los usuarios en pos de acercar la generación al consumo.

El emprendimiento piloto involucra estudios técnicos y normativos para replicar el proyecto en otras distribuidoras eléctricas del país, estudiando tecnologías de comunicación de las redes inteligentes y parámetros de calidad de energía ante la inyección en fuentes renovables distribuidas.

“Si bien ya existen algunas experiencias de generación renovable en el país, el aspecto inédito de esta iniciativa es que integra en un solo proyecto una serie de aspectos que permiten aspirar a una proyección a mayor escala: redes inteligentes con energías renovables para generación distribuida con participación de los usuarios e integración del medio productivo local, ya que se priorizaron equipos nacionales y se llevó a cabo un complejo proceso de integración y compatibilización que sienta las bases para la replicabilidad”, explicó Marcos Politi, integrante del Centro INTI-Energías Renovables.

Para llevarlo a cabo se creó un consorcio asociativo público-privado conformado por el INTI, la Universidad UTN Regional Rosario y la Cooperativa de Provisión de Obras y Servicios Públicos y Crédito de Armstrong, y fue parte del Proyecto de Redes Inteligentes con Energías Renovables (PRIER).

En Argentina más de 590 cooperativas que distribuyen energía eléctrica, entre otros servicios, a más de 2 millones de clientes. Sólo en la provincia de Santa Fe existen 59 cooperativas eléctricas, que con un marco normativo técnico adecuado, serán objeto de los resultados del proyecto.

Fuente: Rosarioplus